Iniciativas populares en varios estados

Una prohibición constitucional estatal a los matrimonios del mismo sexo, promovida por el gobernador republicano Rick Perry y sectores conservadores, fue aprobada el martes por mayoría abrumadora en Texas.

Con 506,561 votos contados, el 75 por ciento sufragó a favor de la prohibición y 25 por ciento lo hizo en contra.

"Creo que los texanos saben que un matrimonio es una relación entre un hombre y una mujer, y que los niños merecen tener un padre y una madre. No necesitan un doctorado o un título para enseñarles eso", dijo Kelly Shackelford, dirigente de Texanos a Favor del Matrimonio, que promueve la prohibición de los matrimonios entre personas del mismo sexo.

El secretario de Estado Roger Williams predijo que sólo cerca del 16 por ciento de los votantes registrados, 12.5 millones, acudirían a las urnas para la elección de la enmienda constitucional. El total de votantes que sufragaron en el 2003 fue el 12 por ciento de los empadronados, cuando los texanos aprobaron una medida de limitaciones a demandas en unos comicios en que también se votó en torno a enmiendas constitucionales.

El matrimonio entre personas del mismo sexo ya es ilegal bajo la legislación estatal. Quienes apoyaron la Proposición 2 dijeron que era necesaria una prohibición constitucional para asegurar que un juez no vaya a permitir el matrimonio entre homosexuales.

También se votó sobre otras ocho posibles enmiendas.

En Maine, un referendo para retirar las leyes antidiscriminación a los homosexuales fue rechazado por sus votantes.

Mientras, el estado de Ohio rechazó una serie de enmiendas que hubieran reformado sus leyes electorales, desde la creación de un árbitro no partidista para los comicios hasta el nombramiento imparcial de los distritos congresistas.

Avatar
Acerca del Autor