Inmigración, La “Papa Caliente”

Escrito el 14 Nov 2007
Comment: Off
WASHINGTON DC - El genial cómico norteamericano Groucho Marx dijo una vez que la política "es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados". La frase encaja perfectamente para describir los recientes vaivenes en las posturas de los precandidatos presidenciales de ambos partidos respecto de un tema que parece haberse convertido en una papa caliente: inmigración.

El espinoso tema de la inmigración, y qué hacer con los más de 12 millones de indocumentados que residen en Estados Unidos, resurgió con fuerza en los últimos días a raíz de la propuesta del gobernador de Nueva York, Eliot Spitzer, de otorgar licencias de conducir a personas que carecen de papeles de inmigración.

Se estima que la medida afectaría a unos 150 mil indocumentados en todo el estado y Spitzer aduce que convertiría a las calles y carreteras de Nueva York en más seguras, al tiempo que reduciría el costo de los seguros de automóviles.

Pero muchos creen que una medida como ésta solo le hace la vida más fácil a quienes han quebrantado la ley y residen en este país sin papeles. Semejante oleada en contra de esta propuesta, sacudió de alguna manera los rieles de campaña de algunos contendientes presidenciales, como los de la demócrata Hillary Clinton, quien hace unos días ofreció una respuesta más que ambigua durante un debate, cuando se le preguntó si estaba o no de acuerdo con la propuesta de Spitzer.

Mientras tanto, y sobre el mismo tema, el precandidato demócrata Barack Obama dijo que la propuesta de Spitzer "es una idea razonable".

Por el lado de los republicanos, Mitt Romney y Rudy Giuliani -quienes encabezan las encuestas- han endurecido sus propuestas respecto del tema migratorio, y han dejado atrás posturas mucho más amigables hacia los inmigrantes sin papeles.

Sin ir más lejos, Giuliani, quien como alcalde de Nueva York estuvo de acuerdo con que la ciudad fuera un "santuario" para los inmigrantes indocumentados -cuando la policía no coopera con el servicio de inmigración en la detección de indocumentados-, cambió de parecer: hace unos días prometió que de ser electo presidente de Estados Unidos, en tres años acabaría con los indocumentados.

Avatar
Acerca del Autor