La campaña contra la inmigración ilegal

KUALA LUMPUR - El Gobierno de Malasia anunció hoy, con ocasión de la visita oficial del presidente indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono, que el 1 de marzo comenzará la campaña policial contra la inmigración ilegal,aplazada a petición de las naciones afectadas.

Los indonesios forman la mayor parte del grueso de trabajadores indocumentados identificados en Malasia. "A partir del 1 de marzo, van a continuar las operaciones que con éxito se han llevado a cabo", declaró en rueda de prensa el primer ministro malasio, Abdullah Badawi, tras entrevistarse con Yudhoyono.

Malasia ha aplazado en numerosas ocasiones esta operación a petición de los gobiernos de los países de procedencia de los indocumentados, en su mayoría de Indonesia, Myanmar (Birmania), Filipinas, Pakistán y Bangladesh.

La vista oficial de Yudhoyono a Kuala Lumpur, la primera que realiza como jefe de Estado, tiene lugar en medio de las tirantes relaciones bilaterales causadas por el supuesto maltrato dado a los inmigrantes indonesios que buscan un futuro en Malasia.

Las autoridades de indonesias han criticado a las malasias por consentir, supuestamente, que patronos y policías abusaran de los ilegales. Malasia sostiene que Indonesia debe reforzar las medidas de control para impedir la salida ilegal de ciudadanos que pretenden conseguir un puesto de trabajo en Malasia, donde el nivel de vida es más alto.

"Malasia precisa mano de obra de Indonesia y necesita que aceptemos su mano de obra, pero antes Indonesia debe asegurarse de que su gente entra legalmente en Malasia", dijo el ministro malasio de Asuntos Exteriores, Syed Hamid Albar.

Los dos países tienen previsto firmar durante esta breve visita de Yudhoyono un memorando de entendimiento que tiene como objetivo sentar las bases para la cooperación en materia de inmigración. Malasia, hasta hace una década importador de mano de obra extranjera, declaró el pasado octubre una amnistía para todos los inmigrantes ilegales que abandonaran voluntariamente el país.

Cerca de 400.000 personas regresaron a su patria acogiéndose a la amnistía, pero cerca de medio millón optó por permanecer en Malasia. Yudhoyono también tratará en esta vista el plan de Malasia para reconstruir la provincia indonesia de Aceh, al norte de la isla de Sumatra, la región más devastada por el maremoto del pasado 26 de diciembre.

Avatar
Acerca del Autor