La gasolina bajó 7 centavos

La reducción más marcada en casi un año

WASHINGTON - Los precios al por menor de la gasolina en Estados Unidos bajaron 15 centavos por galón en las dos últimos semanas, la reducción más marcada en casi un año, de acuerdo con un sondeo divulgado el domingo.

La mayoría de los expertos aseguraron hace unos meses que el galón de combustible podría llegar incluso a $4 dólares el galón este verano, pero ahora dicen que quizá lo peor ya pasó este año.

El precio promedio nacional de un galón de gasolina regular fue $2,87 dólares, mientras que hace dos semanas estuvo a $3,03 dólares, de acuerdo con la Encuesta Lundberg, sondeo de 7 mil gasolineras de todo el país.

El precio promedio actual fue 25 centavos más caro que el precio de 2005 en ese mismo período.

El precio promedio de un galón de gasolina de calidad media fue $2,98 dólares, y el de mejor calidad fue $3,09 dólares.

El galón de gasolina más barato se vendió en Des Moines, Iowa, a $2,60 dólares; y el más alto se ofreció a $3,32 dólares en Honolulu.

Las buenas noticias, sin embargo, podrían no durar mucho ante el alza de los precios del crudo que siguen altos, impulsados por las incertidumbres geopolíticas en Oriente Medio, la amenaza de nuevos huracanes en el Golfo de México y por la elevada demanda del mercado chino.

El crudo Brent, referente en Europa, cerró la semana en $72,70 dólares por barril; el Petróleo Intermedio de Texas (WTI), modelo en Estados Unidos, quedó en $72,51 dólares, y el barril de referencia de la OPEP se situó el pasado jueves en los $67,01 dólares.

Esta semana se espera un posible aumento de los precios ante la expectativa de que la tormenta tropical Ernesto se convertirá en el primer gran huracán de la temporada, que pone en peligro parte de la industria petrolera en el Golfo de México.

Asimismo, en Oriente Medio la situación no parece que se tranquilice tras conocerse que Israel nombrará a un responsable militar para coordinar un posible ataque contra Irán y su infraestructura nuclear, al tiempo que Alemania entregará al ejército israelí dos submarinos nucleares. Otro factor que preocupa a los mercados es el hecho de que Chad, país petrolero en el centro de Africa, decidió el sábado expulsar de su territorio a las petroleras ChevronTexaco (Estados Unidos) y Petronas (Malasia) por no haber pagado impuestos.

Los ministros de la OPEP se reúnen el 11 de septiembre próximo en Viena, aunque de momento no se espera que decidan aumentar o cortar su producción ante la relativa estabilidad de los precios.

Ante el contencioso nuclear entre Irán y la comunidad internacional, el mercado petrolero se encuentra a la espera de cómo reaccionarán las cinco potencias del Consejo de Seguridad de la ONU, más Alemania, a la respuesta recibida por parte de Irán a la oferta de incentivos para que abandone el enriquecimiento de uranio.

Irán no ha accedido a detener esa actividad, legal pero susceptible de dirigirse tanto a fines pacíficos como bélicos, sino que en su respuesta propone volver a la mesa de negociaciones.

Estados Unidos, que acusa a Teherán de intentar fabricar una bomba atómica, dijo que estudiará con sus aliados la respuesta recibida a pesar de considerar que "se queda corta" con respecto a lo exigido.

Este conflicto es uno de los factores que más ha incidido en el encarecimiento del crudo, dado que, con un bombeo de 3,8 millones de barriles al día, Irán es el cuarto productor mundial de crudo.

Algunos líderes del país han amenazado con recurrir al petróleo como arma si el Consejo de Seguridad, que le dio de plazo hasta el próximo día 31 para abandonar el enriquecimiento de uranio, decide castigarlo con sanciones económicas, como ha pedido Washington. Pero hay otros elementos que sostienen los precios como la situación de violencia contra los trabajadores de la industria petrolera en Nigeria.

También se teme la reducción de más de dos tercios del bombeo del mayor pozo petrolífero de Estados Unidos en Alaska, debido a problemas técnicos.

Por otra parte, los últimos datos sobre China que recibieron los mercados apoyaron la tendencia alcista, pues revelan que los altos precios no han logrado frenar la vigorosa demanda del gigante asiático.

En un análisis del mercado energético mundial, la consultora PVM en Viena calcula que el incremento anual de las importaciones chinas de gasóleo en julio fue más del 53 por ciento, mientras que las de crudo crecieron en una media de un 12,5 por ciento en los primeros siete meses del año.

Acerca del Autor