La Importancia de enseñar buenos modales a nuestros hijos

Los buenos modales son mucho más que no poner mala cara al puré de papas, y recordar de decir siempre "por favor" y "gracias". Es muy importante enseñarles a los niños que, lo mismo en casa, en el aula o en el patio de juegos, se deben practicar el respeto y la cortesía con los demás.

Los adultos están siempre prestos a decir que los niños de hoy no son tan corteses como los de otros tiempos. ¿Cómo es posible?

Los expertos aseguran que los buenos modales no son algo con lo que se nace. Los niños necesitan que alguien les enseñe normas de cortesía tan comunes como colocarse la servilleta sobre las rodillas, o dirigirse a un adulto diciendo "Señor" o "Señora". Los niños nunca son demasiado pequeños para que se les enseñen rudimentos de etiqueta, y la enseñanza no debe realizarse de forma demasiado paciente o consciente" afirma Emily Post en su obra "El gran libro de Etiqueta" publicado por primera vez en 1922.

La etiqueta y el respeto adecuado hacia los demás deben inculcárseles a los jóvenes para que puedan ser adultos corteses.

A continuación, algunos consejos básicos que deben aprender todos los niños:

Cortesías no muy comunes

Enséñele a su hijo a llamar a los adultos por sus apellidos. Todo lo que usted acostumbra a decir es repetido por su hijo. No espere que sus hijos llamen a sus vecinos "Los González", si usted les dice "Beatriz y Mario".

Avatar
Acerca del Autor