La Policía de Arizona Tiene Ahora Más Preguntas que Respuestas

TUCSON, Arizona - La Policía de Arizona confiaba en que un fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos les ayudaría a aclarar su papel frente a la ley federal de inmigración. En cambio, la decisión anunciada la víspera por los jueces, que sólo avaló el estatuto de "muéstreme sus papeles" )Sección 2b de la ley SB1070), la ha dejado con más preguntas que respuestas. ¿Cuánto tiempo deben esperar los agentes para que las autoridades federales respondan cuando detectan un posible inmigrante irregular, sobre todo teniendo en cuenta la nueva política del presidente Barack Obama de deportar sólo a delincuentes peligrosos y reincidentes? Si ponen en libertad a un detenido demasiado pronto, ¿se exponen a una demanda de los residentes de Arizona en la que los acusen de no hacer cumplir la ley?
¿Cómo evitar ser demandado por etiquetamiento racial?
El alguacil del condado de Maricopa, Joe Arpaio, afirmó que no espera cambios en la forma en que hace su trabajo, pero eso lo dice alguien que ha sido acusado en una demanda del Departamento de Justicia de Estados Unidos de encasillar racialmente a los latinos.
¿Qué opina del fallo de la Corte Suprema sobre la ley migratoria de Arizona? Participe en el Foro de Inmigración.
"Nos van a demandar si lo hacemos y nos van a demandar si no lo hacemos. Esa es una posición terrible para un policía", dijo el alguacil del condado de Pima, Clarence Dupnik, cuyo territorio abarca gran parte del sur de Arizona, fronterizo con México.
Dupnik ha luchado desde hace mucho tiempo contra el requerimiento estatal que obliga a la Policía local a preguntarle su estatus de residencia a cualquier persona sospechosa de estar ilegalmente en Estados Unidos.
Los magistrados federales aprobaron por unanimidad el lunes la disposición más polémica de la ley de Arizona, que obliga a los policías a verificar el estatus migratorio de una persona, detenida por otras razones, si sospechan que no tienen autorización para estar en el país. Sin embargo, la Corte Suprema de Justicia anuló las disposiciones que permiten a la Policía local arrestar personas por violar la ley federal de inmigración.
También prohibió la detención de personas por tiempo prolongado sólo por no tener los documentos adecuados de inmigración.
La decisión dejó a los jefes policiales con todo tipo de dudas, que van desde qué justifica una sospecha razonable de que alguien está ilegalmente en el país hasta cuánto tiempo debe esperar un agente si las autoridades federales responden lentamente en aclarar si una persona carecen carece de permiso de residencia.
"Es territorio desconocido", dijo Tony Estrada, alguacil del condado de Santa Cruz, que hace frontera con México. "Va a ser un reto. Es un tema complicado y no lo va a resolver esta decisión en particular".

Acerca del Autor

Leave a Reply

*