Las heridas resurgen a 20 años de sismos

CIUDAD DE MÉXICO - Ramiro Gutiérrez se levantó para iniciar su rutina sin saber que esa mañana marcaría no sólo su vida sino la de miles de mexicanos que se convirtieron en presas del terror: a las 7:19 a.m., un terremoto de 8.1 grados en escala Ritcher, sacudió a México dejando un saldo de 6 mil muertos y 20 mil damnificados, según las cifras oficiales (aunque algunos cálculos apuntan a 30 mil muertes). Ese 19 de septiembre de 1985 dejó una herida que, al cumplirse los 20 años, no sana del todo.

"Las paredes de la casa tronaban muy feo y fuerte, parecía que las quisieran quebrar con una máquina muy poderosa.

Caía mucho polvo y luego se formó una inmensa nube que no me dejaba ver el camino. Intenté salir lo más rápido posible pero las puertas estaban trabadas", recuerda Gutiérrez, un economista de 45 años.

Avatar
Acerca del Autor