Ley de presupuesto de México pasa

Pasa sin oposición primer trámite en Congreso.


MEXICO - El presupuesto de México para 2007 pasó sin oposición este lunes su primer trámite en el Congreso al ser aprobada por unanimidad la Ley de Ingresos en la Cámara de Diputados por un monto de 2,26 billones de pesos (207.177 millones de dólares).

Esta cifra supone 30.700 millones de pesos más (2.800 millones de dólares) respecto a la propuesta presentada por el gobierno del conservador Felipe Calderón, que asumió el poder el 1 de diciembre.

El monto es superior en un 13% respecto a lo aprobado para el presupuesto de 2006 y se basa en un crecimiento económico del 3,6%, una inflación de 3% y un precio de referencia del barril del petróleo de 42,8 dólares (frente a los 42,5 propuestos por el Ejecutivo).

La Ley de Ingresos y el paquete fiscal (en el que se establecen las medidas fiscales para 2007) que la acompaña deberán ser discutidos y aprobados ahora por el Senado.

Ambos recibieron el apoyo de los tres grandes partidos mexicanos, incluido el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), que había anunciado una oposición feroz al gobierno de Calderón, al que acusan de haber ganado la elección presidencial de julio mediante un presunto fraude.

"Esto demuestra que la legislatura puede llegar con voluntad a los acuerdos que el país requiere", dijo con satisfacción al final de la sesión el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Zermeño, del gobernante Partido de Acción Nacional (PAN, derecha).

El único aspecto del paquete fiscal que fue rechazado por algunos legisladores fue el que establece un polémico aumento del 5% en el impuesto a los refrescos.

Este incremento, contra el que armó una campaña en contra la industria de los refrescos, fue rechazado tanto por la dirigencia del PAN, como del PRD, ya que México es el segundo consumidor mundial de este tipo de bebidas.

El presidente del PRD, Leonel Cota, criticó que esta subida sería trasladada a los consumidores y aseguró que aunque el hecho de ser el segundo consumidor en el mundo "no es para presumir", demuestra "que en la dieta de los mexicanos la ingesta de las bebidas carbonatadas es parte sustancial".

A pesar del llamado de Cota a votar en contra, los diputados de este partido respaldaron la medida.

Acerca del Autor