Logrando su sueño en E.U.

PASCO, WA. - Fue en el estado de Jalisco en donde Daniel Mendoza acompañado de su padre Emiliano Mendoza Chávez inició su oficio como panadero con pequeños pedazos de masas para labrar el tradicional pan de concha.

Originario del Colima, Daniel Mendoza a la edad de siete años trabajó por primera vez en una panadería familiar en Tomatlán, Jalisco, y después de más de 20 años realizó su primer sueño de poseer junto con su familia "La Panadería Colima" en los Estados Unidos.

"Yo cuando estaba en aquellos años siempre soñaba tener un negocio aquí (Estados Unidos), yo estando en México soñaba que lo tenía y cual fue mi sorpresa que el destino ya me lo tenía preparado, volví a E. U. ya casado y con seis hijos; con esa ilusión de hacer ese negocio de la panadería para mis hijos, y esa fue la razón que me hizo hacerla", expresó.

Padre de 10 hijos y uno por nacer, Don Daniel a lado de su esposa Martina de Mendoza han enseñado a sus hijos a trabajar de forma honrada y honesta para que en un futuro ellos puedan defenderse.

"Yo llegue a Pasco en 1992 a visitar a un hermano, y al ver una vida tan tranquila, me establecí y puse mi propio negocio", dijo "He tratado de llevar una vida como el estilo mexicano, yo ha mis hijos los he enseñado a trabajar desde chicos, y aunque en este país es algo difícil por las leyes, pero de todos modos yo me he inclinado a que mis hijos trabajen".

Con nostalgia, el mexicano recordó la herencia que le dejó su padre al fallecer y la fortaleza, el entusiasmo de su madre, Consuelo Alcaraz de Mendoza, quién lo formo y le enseño los valores en la vida.

"Yo me quede sin padre en la edad de ocho años, quien fue mi padre y madre, quien me lanzo ala vida y las normas que traigo ahora es mi madre, por eso, es que ahora lo que les dejo a mis hijos es la enseñanza de trabajar, infiltrarlos al mundo en que vivimos, yo como padre me he preocupado por ellos".

"Mi hermano mayor, Jesús Mendoza me enseño hacer mi primer pan, mi papa me enseño los valores que todavía traigo, es lo que me ha hecho sentirme seguro de mi mismo, y eso es lo que quiero darle a mis hijos", manifestó.

Ahora, su hijos Daniel Mendoza de 22 años, Emiliano de 21, Sandra de 20, Noemí de 19, Consuelo de 17, Martha de 14, Rocío de 11, Magdalena de nueve, Verónica de siete, Salvador de cinco años están adquiriendo la herencia de su padre de trabajar en un negocio familiar.

Con el estilo mexicano, Don Daniel y su familia trabajan día con día para ofrecer a la comunidad latina sus diferentes panes como la concha, el bolillo, la tortuga, la chilindrina, el tapadito y el pan especial para la capirotada.

"Aquí se hace el pan cien por ciento mexicano, aquí no hago pan americano porque vivos en un área con pura raza latina, la gente que vive aquí viene de diferentes partes de México, es por eso que hacemos diferentes estilos de panes", enfatizó el propietario de la panadería Colima.

Su sueño: Cantar sobre su caballo "el General".

"Quiero cantar con mi caballo el General, que es un gran caballo bailador y es cien por ciento mexicano, ante un gran público", expresó Daniel Mendoza mientras recorría los pasillos de su panadería cargando los valores que su padre le dejó antes de morir.

Al recordar que desde pequeño veía a su padre Don Emiliano Mendoza cuidar los caballos de un General, Daniel se compro un caballo azteca de color blanco, el cual le llamo El General.

"El General… porque mi padre era el que arreglaba a los caballos de un general, él se encargaba de trabajar con los animales, era el caballerango, era quién cuidaba los caballos", señaló.

"Todavía me acuerdo que él (padre) trabajaba los caballos de noche, y me acuerdo que se amanecía trabajando los animales", dijo. Miembro de la charrería de la región, Daniel Mendoza comentó que desde pequeño traía la inquietud de la charrería y, no fue hasta llegar a los Estados Unidos, cuando dos compadres que participaban en la charrería lo invitaron a formar parte de eso.

"Yo ya traía el gusanito, y cuando llegue aquí (E. U.), mis compadres me invitaron a ser miembro de la charrería, y aunque desde pequeño nunca monte, lo vine haciendo con ellos", manifestó.

Con la seguridad de lograr cada meta que se propone, Daniel Mendoza con el cariño de su familia y el recuerdo de su padre se fortalece para luchar en sus sueños y poner en cada proyecto el nombre de su tierra, su natal Colima.

Nuevo negocio familiar: Transporte Colima.

Distinguido por su entusiasmo y ambición, Daniel Mendoza no conforme con poseer "La Panadería Colima", ahora da inició a su nuevo negocio "Transportes Colima",quién junto con su familia planean prestar el servicio a todos aquellos hispanos que quieran viajar de Pasco a cualquier parte de la frontera con México.

"Ahora que mi familia a crecido, ellos ya pueden manejar el negocio de la panadería, yo estoy tratando de abrirme camino con otro negocio, al que le pusimos Transporte Colima", expresó.

"Ilusiones siempre hay, y cuando no eres una persona conformista y ya estas establecido en un negocio que realizaste, buscas otras cosas para tus hijos", manifestó.

Desde el pasado lunes, Transportes Colima se unió con transporte Intercalifornias con el fin de ofrecer a la comunidad hispana de Pasco viajes vía terrestre hasta la ciudad de Tijuana, Oregon, California y toda la zona fronteriza.

"Me estoy uniendo con esta compañía (transporte Intercalifornias) y se pretende tener salidas los días, martes, jueves, viernes, sábado y domingo, y descansar los días lunes y miércoles", detalló. Por lo que ahora, la familia Mendoza aparte de ofrecer a los latinos sus tradicionales panes y comidas mexicanas, también prestara el servició de transporte.
Perla Mendoza/La Voz

Avatar
Acerca del Autor