Los 10 mandamientos llegan a la Suprema

WASHINGTON - La Corte Suprema estadounidense analiza este miércoles la posible contradicción entre la exposición de los 10 mandamientos cristianos en edificios y lugares públicos y el principio de laicidad del Estado.

La Corte decidirá si se pueden exhibir estos mandamientos y en qué condiciones, luego de escuchar a las partes relacionadas con dos casos: uno en Kentucky (centro-este) y otro en Texas (centro-sur).

En los últimos años, estos casos dieron lugar a varias decisiones judiciales contradictorias.

Ahora, la Corte tomará una decisión sobre la exposición en el palacio de justicia de Kentucky de copias encuadradas de los diez mandamientos, mezcladas con otros documentos considerados fundamentales para el derecho estadounidense. Por otro lado, en el caso texano, la corte decidirá si el parlamento del Estado puede conservar su monumento de unos dos metros de altura que representa los diez mandamientos, que según la religión judía y cristiana fueron transmitidos por Dios a Moisés en el Monte Sinaí.

La primera enmienda de la Constitución de Estados Unidos prohibe a toda autoridad nacional promover cualquier tipo de religión. "En el caso de Kentucky, la Corte de Apelaciones estableció que hubo una violación, mientras en el caso texano, la Corte de Apelaciones mantuvo la estatua, lo que representa decisiones radicalmente contradictorias", indicó Larry Darby, del Centro de Derecho Ateo, que se congratuló por la intervención de la Corte Suprema.

"Los diez mandamientos son claramente un código religioso", indicó Joe Conn, de la organización Estadounidense por la Separación de la Iglesia y el Estado. "No pertenecen al derecho estadounidense y tienen su lugar en zonas de culto, no en tribunales y otros edificios públicos estadounidenses", se quejó.

Por su parte, el presidente de la Coalición Cristiana de Alabama, John Giles, ente otros, llamó estos últimos meses a "rezar para que la Corte Suprema tome una buena decisión", que -según él- sería autorizar la exhibición de los mandamientos en edificios públicos.

Avatar
Acerca del Autor