Los Delitos en YouTube Que Te Pueden Llevar a La Cárcel (o costar una gran multa)

La cámara de un móvil, una conexión a internet y una cuenta de Google: nada más hace falta para subir un vídeo a YouTube, la plataforma de vídeo de los de Mountain View que cuenta ya con más de 1.000 millones de usuarios, según la propia compañía. Desde su lanzamiento allá por 2005, casos de éxito internacional como el del sueco PewDiePie o los de los españoles VEGETTA777 y elrubiusOMG han llevado a usuarios de todo el mundo a lanzarse a la arena de la creación de contenido audiovisual con la esperanza de alcanzar ese sueño ‘millennial’ que es llegar a ser ‘youtuber’.
En el otro lado de la balanza hay casos no muy lejanos en el tiempo que sirven para recordar que, como en plataformas más tradicionales como la televisión, no todo vale con tal de atraer al público: MrGranBomba y su ya archiconocido “caranchoa”, ReSet humillando a un mendigo o el aún más escabroso incidente provocado por el joven que se grababa besando a mujeres sin su consentimiento han demostrado que la línea que separa el entretenimiento de la polémica se ha ido haciendo más y más fina en la plataforma de vídeo.
“Tienen audiencias muy grandes y son muy populares, pero el hecho de que sean jóvenes muchas veces hace que metan la pata”, analiza el jurista Jorge Morell, responsable de una guía legal que tiene por objetivo ayudar a los creadores de contenido a superar con éxito (o, al menos, sin infringir norma o ley alguna) lo que denomina como “el ciclo vital del ‘youtuber’”: desde la creación de un canal hasta su cierre, pasando por las primeras grabaciones, el uso de contenidos propiedad de terceros o la ansiada monetización de los vídeos.
Para que la guía resultara atractiva al que es su público objetivo –creadores de contenido audiovisual, con o sin pretensiones de que los vídeos se conviertan en su modo de vida-, se decidió que el formato fuera precisamente ese, el del vídeo. Así, 90 minutos de grabación repartidos en 11 capítulos (subidos todos ellos a YouTube) y protagonizados por dos falsos ‘youtubers’, los también abogados Bárbara Román y José Manuel Sendín, proporcionan todos los consejos necesarios para subir vídeos sin meter la pata.
“Un primer bloque son todas las condiciones legales de la propia plataforma”, repasa Morell, haciendo referencia a aquellos pormenores recogidos en los largos y difícilmente comprensibles textos legales que los usuarios de YouTube deberían leer antes de aceptar. Y lo cierto es que, tal y como explica el propio Morell, ya en ese laberinto de los términos y condiciones hay alguna que otra piedra con la que cualquier creador de contenido puede toparse. “Si quieres hacer una campaña promocional por la que te paguen, YouTube tiene un sistema para advertir que es publicidad, que es lo que toca legalmente, pero no he visto a nadie que lo haga”, explica el jurista.
No obstante, y a pesar de que el modo de proceder de la mayoría de los usuarios de YouTube vaya “tanto en contra de las condiciones de la plataforma como contra la Ley General de Publicidad”, esta infracción suele quedar sin sanción. Al menos, hasta el día de hoy.

Acerca del Autor
La Voz is celebrating its 20th year anniversary this year. Email: lavoz@bmi.net Phone: (509)545-3055 Mail: P.O.Box 1023 Pasco, WA 99301

Edición Impresa