Los Periodistas No Son El Enemigo

Un pilar central de la política del presidente Trump es el asalto sostenido a la prensa libre. Los periodistas no son clasificados como compatriotas, sino como "el enemigo  del pueblo".
Este asalto implacable a la prensa libre tiene consecuencias peligrosas. Pedimos a los consejos de redacciones de todo el país -liberales y conservadoras, grandes y pequeños- que se unieran a nosotros hoy para abordar esta amenaza fundamental con sus propias palabras.
La sustitución de un medio de comunicación libre por un medio de comunicación estatal siempre ha sido la primera prioridad para cualquier régimen corrupto que se apodere de un país. Hoy en Estados Unidos tenemos un presidente que ha creado el mantra de que los miembros de los medios de comunicación que no apoyan abiertamente las políticas de la actual administración estadounidense son el "enemigo del pueblo". Esta es una de las muchas mentiras que han sido descartadas por este presidente, al igual que un viejo charlatán arrojó polvo o agua "mágicos" sobre una multitud esperanzada.
Durante más de dos siglos, este principio fundacional estadounidense ha protegido a los periodistas en el país y ha servido de modelo para las naciones libres en el extranjero. Hoy en día está gravemente amenazada. Y envía una señal alarmante a los déspotas de Ankara a Moscú, de Pekín a Bagdad, de que los periodistas pueden ser tratados como enemigos nacionales.
La prensa es necesaria para una sociedad libre porque no confía implícitamente en los líderes, desde la junta de planificación local hasta la Casa Blanca. Y no es una coincidencia que este presidente -cuyos asuntos financieros son turbios y cuyo sospechoso patrón de comportamiento provocó que su propio Departamento de Justicia designara a un abogado independiente para que lo investigara- haya intentado intimidar tanto a los periodistas que realizan un escrutinio independiente.
Hubo una vez un acuerdo amplio, bipartidista e intergeneracional en los Estados Unidos en el sentido de que la prensa desempeñaba este importante papel. Sin embargo, esa opinión ya no es compartida por muchos estadounidenses. "Los medios de comunicación son el enemigo del pueblo estadounidense", es un sentimiento respaldado por el 48 por ciento de los republicanos encuestados este mes por la firma de encuestas Ipsos. Esa encuesta no es un caso atípico. En un artículo publicado esta semana, el 51 por ciento de los republicanos consideraba a la prensa "el enemigo del pueblo y no una parte importante de la democracia".
El bucle de retroalimentación de ataque de Trump ayuda a explicar por qué sus fieles lo están siguiendo en territorio antidemocrático. Más de un cuarto de los estadounidenses ahora dicen que "el presidente debería tener la autoridad para cerrar los medios de comunicación que se comportan mal", incluyendo el 43 por ciento de los republicanos. El trece por ciento de los encuestados pensó que "el presidente Trump debería cerrar las principales agencias de noticias, como CNN, The Washington Post y The New York Times".
Trump no puede prohibir que la prensa haga su trabajo, por supuesto. Pero el modelo para incitar a sus partidarios en este sentido es cómo operan los autoritarios del siglo XXI como Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan; no se necesita la censura formal para estrangular un suministro de información.
Los apologistas de Trump insisten débilmente en que se está refiriendo sólo a la cobertura sesgada, en lugar de a todo el cuarto estado. Pero las propias palabras del presidente y su larga trayectoria demuestran una y otra vez cuán profundamente cínico y deshonesto es este argumento.
Los Padres Fundadores de la nación dieron por sentado que la prensa sería parcial y, sin embargo, aun así, consagraron explícitamente la libertad de los periodistas y editores en la Constitución. "Nuestra libertad depende de la libertad de prensa, y eso no puede limitarse sin perderse", escribió Thomas Jefferson.
Los políticos estadounidenses de todos los partidos desde los Fundadores se han quejado de los medios de comunicación, tratando de trabajar los árbitros argumentando que las noticias son tendenciosas en contra de su tribu. Pero siempre hubo respeto por la prensa como institución. No hace mucho tiempo que Ronald Reagan proclamó: "Nuestra tradición de una prensa libre como parte vital de nuestra democracia es tan importante como siempre".
"La prensa debía servir a los gobernados, no a los gobernadores", escribió el juez del Tribunal Supremo Hugo Black en 1971. Ojalá siguiera siendo así. Hoy en día, los únicos medios de comunicación que el movimiento de Trump acepta como legítimos son aquellos que incuestionablemente abogan por su líder personalmente.
De hecho, no es sólo que el presidente esté alimentando la división doméstica para beneficio político y personal, sino que está pidiendo a sus audiencias que lo sigan hasta Fantasía. "Sólo quédate con nosotros, no creas la basura que ves de esta gente, las noticias falsas", dijo a una audiencia en Kansas el mes pasado. "Sólo recuerda, lo que estás viendo y leyendo no es lo que está pasando." George Orwell lo dijo con más gracia en su novela "1984". "El partido te dijo que rechazaras la evidencia de tus ojos y oídos. Era su última y más esencial orden".
Es un punto final esencial para el diluvio de deshonestidad de Trump que ahora cuestiona la realidad objetiva e insta a sus partidarios a hacer lo mismo. En los primeros 558 días de su presidencia, Trump hizo 4.229 declaraciones falsas o engañosas, según una lista compilada por The Washington Post. Sin embargo, entre los partidarios de Trump, sólo el 17 por ciento piensa que la administración regularmente hace afirmaciones falsas. "Los "hechos alternativos" se han convertido en hechos.
Las mentiras son antitéticas para una ciudadanía informada, responsable del autogobierno. La grandeza de Estados Unidos depende del papel de una prensa libre para decir la verdad a los poderosos. Calificar a la prensa de "enemiga del pueblo" es tan antiamericano como peligroso para el pacto cívico que hemos compartido durante más de dos siglos.

Acerca del Autor
La Voz is celebrating its 23th year anniversary this year. Email: lavoz@bmi.net Phone: (509)545-3055 Mail: P.O.Box 1023 Pasco, WA 99301