Maestros iniciaron diálogo con gobierno

OAXACA, México- Miles de negocios de la ciudad mexicana de Oaxaca cerraron para unirse al paro convocado por los empresarios, que piden al Gobierno federal que atienda de forma urgente un conflicto con los maestros que el pasado lunes cumplió cien días.

El paro de veinticuatro horas coincide con el comienzo de un nuevo intento de diálogo entre los representantes de maestros y organizaciones civiles que les apoyan y el Gobierno federal, en la Secretaría de Gobernación.

Las diferencias entre las autoridades del estado de Oaxaca y los maestros estallaron el 22 de mayo y se recrudecieron por un desalojo policial durante un plantón el 14 de junio.

Aunque inicialmente la demanda era sólo salarial, las diferencias se acentuaron y la petición incluye la renuncia del gobernador Ulises Ruiz, quien rechaza esa posibilidad.

En estos 101 días han ocasionado pérdidas millonarias a los empresarios de esta capital del estado de Oaxaca, que es Patrimonio de la Humanidad desde 1987 y tenía en el turismo su principal fuente de ingresos.

El presidente del Consejo Impulsor de Desarrollo Empresarial (CIDE), Joaquín Loyola, dijo que el respaldo al paro de actividades era generalizado a media mañana.

"Los primeros reportes que tenemos es que todos los establecimientos cerraron, también los centros comerciales, todo está cerrado en la capital oaxaqueña", indicó Loyola, en relación con una convocatoria que secundan unos 5 mil comerciantes.

Entre ellos están también los establecimientos de firmas trasnacionales como Sam's, McDonals, Burger King, Sears, y Fábricas de Francia.

También se han sumado al paro algunas empresas de transportes de la ciudad, de las más afectadas por los continuos bloqueos en calles oaxaqueñas, no así los taxistas.

Ni el Gobierno federal ni el del estado, encabezado por Ruiz, han sabido poner fin a un conflicto que tiene alzados a unos 70 mil maestros de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Posteriormente se sumó a los maestros, que mantienen sin clases a 1.3 millones menores, la Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca (APPO), una plataforma civil que se ha visto involucrada en la toma de autobuses y emisoras, y en bloqueos a organismos públicos.

Avatar
Acerca del Autor