Malos hábitos en las dietas

Escrito el 09 Jul 2007
Comment: Off
Pese a que están en boca de muchos, existen tácticas dietéticas que no te conducirán al éxito y hasta pueden llegar a enfermarte. Así que no te apresures y piensa antes de actuar. Aquí te mostramos los métodos insalubres más frecuentes en las dietas.


Mente sana en cuerpo sano

Píldoras, un historial desalentador

Las que aseguran quemar las grasas contienen anfetaminas y efedrina que causan palpitaciones, accidentes cerebro vasculares, infartos y hasta muerte, incluso en perosnas saludables. Un informe de la revista Consumer Reports desaconseja el uso de las siguientes pastillas:

• Meridia. Se vende bajo receta como sibutramina.

Eleva el ritmo cardiaco y la presión arterial.

• Orlistat (Xenical). Otro medicamento de venta con receta que bloquea la absorción de las grasas. Jamás fue popular por sus efectos secundarios (pérdida de materia fecal aceitosa por vía anal y diarrea) y además el promedio de pérdida de peso es muy pobre.

• Suplementos dietéticos. No hay suficiente evidencia clínica para los que se promocionan para la pérdida de peso, inclusive el picolinato de cromo y hoodia. Ningún libro evaluado por Consumer Reports los recomienda.


Saltear el desayuno

Si ayunas por la mañana, no generarás gasto calórico y tendrás mucho hambre al mediodía, lo cual puede hacerte comer en exceso, asegura la página www.midieta.com. Lo mejor durante el día es hacerle caso al refrán: 'Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo'. Menos de tres

Comidas diarias

Prohibidísimo. Si quieres perder peso debes comer. Lo ideal es hacer las 4 comidas diarias (desayuno, almuerzo, merienda y cena) y comer un 'snack' a media mañana o a media tarde. Después de comer el cuerpo segrega insulina, una hormona que contribuye al almacenamiento de las grasas en tu organismo. Cuanto más abundante comas, más insulina segregarás. Así, si comes en menores cantidades y con mayor frecuencia, mantendrás los niveles de insulina bajos y quemarás más grasas.


El sedentarismo, tu peor enemigo

Si no haces ejercicio no perderás peso saludablemente y a largo plazo. Una buena dieta siempre va acompañada de gimnasia o deporte. No vale solo una vez a la semana, sino tres. Si haces alguna actividad física moderada después de comer, tu metabolismo se activará y quemará todavía más calorías que con el estómago vacío.

Comer y acostarse

La costumbre de cenar tarde e irse a la cama no es buena porque no se queman calorías. Una de las claves para que tu organismo queme es hacer algún tipo de movimiento después de ingerir alimentos, según el sitio

www.dietasyvidasana.com.

Ingerir poca fruta

No hay dieta saludable que se precie de tal que no tenga, por lo menos, dos frutas diarias.Las frutas tienen fibras que ayudan al buen funcionamiento de la digestión y eliminan toxinas.

Evitar los hidratos de carbono

Hay dietas basadas en una baja ingesta de hidratos de carbono, como la popular Dieta Atkins, que restringe el consumo de este nutriente a menos de 30 gramos (1.05 onzas) por día, pero no corta el consumo de mantequilla, carnes grasas y lácteos enteros. Una dieta pobre en hidratos de carbono priva al cerebro y a los músculos de glucosa y causa calambres y fatiga.

Avatar
Acerca del Autor