Manning espera acabar la “maldición Marino”

Peyton Manning por fin pudo llegar al Super Bowl luego de una larga espera de nueve temporadas; el mariscal de campo de los Potros de Indianápolis estará presente en el juego grande y busca poder acabar con la "maldición Marino" en el Super Bowl XLI.


MIAMI - Manning ya es un hombre récord dentro de la NFL, pues entre sus marcas personales destacan un 121.1 de rating en una temporada, que lo coloca como el número uno de todos los tiempos por encima de los legendarios Steve Young y Joe Montana.

Pero al paso que va el egresado de la Universidad de Tennessee es muy probable que logre superar los récords que dejó Dan Marino, ya que en este momento acumula cuatro mil 890 intentos, tres mil 131 pases completos y la impresionante cifra de 37,586 yardas.

El problema es que Dan Marino cargó con la sombra de una maldición que nunca le permitió ganar el Super Bowl, ya que en sus 17 años como profesional sólo pudo estar presente en la versión XIX, donde cayó 38-16 ante Joe Montana y los 49"s de San Francisco.

Marino llegó a la NFL para acabar con todas las marcas existentes y que pertenecían al mítico "quarterback" de los Vikings de Minnesota, Frank Tarkenton, recordado por haber sido el líder de aquella "pandilla púrpura" que fue derrotada en cuatro Super Bowls.

Cuando Tarkenton se retiró en 1978, dejó detrás una marca que parecía imposible de superar de 47,003 yardas por la vía aérea y 342 "touchdowns", que para la época parecía una cifra inalcanzable.

Tarkenton siempre llegó al gran juego como favorito, primero en el Super Bowl XIII los Dolphins de Miami se encargaron de apalearlo 24-7, un año después se encontró de frente con la "cortina de acero" que lo derrotó 16-6 y finalmente los Raiders acabaron con su sueño al vencerlo 32-14.

Llegan los Bears de Chicago a Miami

Encabezados por el entrenador en jefe Love Smith, el equipo descendió de las escalinatas de un avión decorado con el logotipo de un gran Oso, en el Aeropuerto Internacional de Miami.

Mientras el avión tomaba su lugar en la terminal, el piloto abrió una de las ventanillas de la enorme nave y ondeó una gran bandera de los Bears.

Los Bears que llegan abajo por siete puntos en las apuestas ante los Colts de Indianápolis, demoraron tres horas en un vuelo desde las gélidas temperaturas de Chicago a las altas temperaturas, sol y palmeras de Miami.

Es la primera vez que los Bears llegan al Súper Tazón desde que el equipo histórico con Jim McMahon, William Perry "El Refrigerador", el apoyador Mike Singleterry y el corredor Walter Payton lograron el Super Bowl en 1986.

El hotel Hilton, que albergará al equipo durante la semana previa al "Súper Domingo", se encuentra a cinco minutos del aeropuerto y a unos cinco kilómetros del ruidoso Miami Beach y este domingo lucìa una enorme "C" y varios logotipos de los Bears.

Love Smith, que rivalizará con su mentor Tony Dungy de los Colts, ambos de raza negra, informó el viernes que mantendrìa el programa del equipo en un horario normal lo más que se pudiera.

Eso obviamente podrìa ser interrumpido por la gran cantidad de prensa que se encuentra ya en Miami y que tendrá su primera sesión abierta con los equipos en el Dolphin Stadium, sede del juego por el tìtulo de la NFL, el próximo martes.

Avatar
Acerca del Autor