Mantengamos nuestras raíces

El Pequeño Larousse Ilustrado tiene como primordial definición de la palabra bailar lo siguiente: "mover el cuerpo al son de la música y de forma acompasada".

Si las palabras "como lo hacen los latinoamericanos" se incluyeran en dicha definición, como por ejemplo "mover el cuerpo, como lo hacen los latinoamericanos, al son de la música y de forma acompasada", la definición no se convertiría en un inmenso desatino o en una inadecuada generalización, mas bien haría énfasis en una de las realidades de nuestro bello continente: los latinoamericanos vivimos bailando.

¿Por que hacemos esto? Principalmente debido a que bailar es parte fundamental de nuestra herencia hispana-latina. Al bailar, nos mantenemos en contacto con nuestras raíces y enaltecemos la cultura y tradición de nuestros países: imitamos las celebraciones de fiestas y días feriados que hacían nuestros antepasados y experimentamos la misma alegría que ellos sentían. Hay infinidad de bailes latinoamericanos de los cuales se pueden elegir para pasar un rato agradable.

El merengue es el baile nacional de Republica Dominicana, y también es bastante popular en Puerto Rico, Venezuela y Colombia. Hoy en día, su pizca de ritmos cubanos y africanos, se ha popularizado a través de cantantes como Juan Luis Guerra y Wilfrido Vargas. Es uno de los bailes más divertidos que existe y se baila igual a como se camina: alternando las piernas con el golpe del ritmo y moviendo las caderas. Por su parte, la salsa combina diferentes estilos musicales y de baile, tal como el cha-cha-cha, el mambo y las gaitas. La salsa, expuesta a nivel mundial por estrellas como Gilberto Santa Rosa, Oscar D'Leon y Marc Anthony, sigue un modelo de seis pasos bailados por cada ocho golpes rítmicos de la música. La salsa se baila mucho en Puerto Rico, Cuba y Venezuela.

Otros bailes que destacan en nuestra lista son la cumbia, baile tradicional de Colombia que combina los ritmos africanos con las melodías hispanas, la cueca, baile nacional de Chile y Bolivia, muy expresivo pero juguetón: el hombre trata de llamar la atención de la mujer con un pañuelo que sacude con su mano derecha, el mambo, una combinación divertida de swing, jazz, música cubana y africana que fue originada en Cuba, y la samba, baile popular y ritmo de origen brasileño, parecido a la rumba, pero de ritmo mas vivo y que tiene muchas versiones: carioca, conga, entre otras.

Vivir bailando es un pasatiempo agradable que, desde tiempos muy remotos, ha sido una de las características esenciales de la naturaleza humana. Se considera también una alternativa original para mantenerse en excelente condición física: el baile es muy bueno para la salud. Al bailar, las personas eliminan las grasas corporales y le aportan múltiples beneficios a su cuerpo, tal y como:

* La tonificación de sus músculos en general.

* El sentimiento de bienestar: se sentirá mas joven y con mayor energía, lo que se traducirá en entusiasmo y alegría.

* Su circulación sanguínea mejorara instantáneamente debido al movimiento.

* Aumentara su capacidad respiratoria y disminuirá la 7 fatiga.

* La contribución para prevenir y reducir la osteoporosis.



* El incremento del bienestar psicológico, la reducción de la ansiedad, el estrés y los malestares originados por los sentimientos de soledad.

Acerca del Autor