Marcha a las urnas 2010: Florida

MIAMI/ORLANDO - En la elección general de 2008 Florida pasó a la columna demócrata, lo que no ocurría desde 1996, y catapultó a Barack Obama a la presidencia de Estados Unidos.
El voto hispano fue instrumental. En el umbral de la elección de medio tiempo el 2 de noviembre, se busca movilizar a ese voto latino no sólo con esta elección en mente, sino con la general de 2012 que determinará o no la reelección de Obama.
Los latinos representan 21% de la población de Florida y 13% de su electorado, y la interrogante es qué papel jugarán en los comicios a la Gobernación, el Senado federal y la Cámara Baja, entre otras contiendas estatales y locales.
Un gobernador electo como republicano, Charlie Crist, busca, como independiente, el escaño senatorial que dejó vacante el republicano Mel Martínez, uno de los coautores de un plan bipartidista de reforma migratoria.
Enfrenta al republicano hispano, Marco Rubio, favorito del movimiento del Tea Party, y al demócrata Kendrick Meek.
La contienda determinará, si Rubio gana, cuán a la derecha se mueve el Partido Republicano en Florida. La división de votos entre Crist y Meek ha beneficiado a Rubio.
En el distrito 25 del Congreso, que dejó vacante el congresista Mario Díaz Balart para aspirar al distrito 21 que su hermano Lincoln dejó, compiten el demócrata Joe García contra el republicano David Rivera.
El multimillonario empresario republicano Rick Scott, quien ha hecho noticia por los millones gastados, por escándalos previos en sus empresas de salud y por promover medidas similares a la SB1070 de Arizona, enfrenta a la demócrata Alex Sink.
Los tres congresistas republicanos y cubanoamericanos de Florida, Ileana Ros-Lehtinen y los hermanos Díaz-Balart, y figuras hispanas republicanas de Orlando, apoyan a Scott aunque tenga posturas contrarias en temas migratorios argumentando que su plan económico beneficiará al estado.
Apatía y descontento
Tradicionalmente las elecciones de medio tiempo se caracterizan por escasa participación electoral.
Este año la apatía y el descontento suponen retos que superar cuando muchos electores hispanos sienten que un partido no ha hecho lo suficiente y que otro los ataca.
Mercedes Castillo, organizadora de Democracia Ahora para el Sur de la Florida, señaló a America's Voice que muchos factores se han conjugado en este ciclo electoral: Florida tiene una de las tasas de desempleo, 12%, más altas del país, incluso mayor al índice nacional; y la crisis inmobiliaria es severa. Florida ocupa la segunda posición en la cifra de embargos hipotecarios.
En Orlando, Yanidsi Vélez, activista comunitaria que labora con Democracia y otras organizaciones, indicó que "la apatía se siente a flor de piel porque el cambio ha sido lento".
Cuando Obama ganó, Estados Unidos enfrentaba dos guerras y una terrible crisis económica que comenzaron bajo mandato republicano.
Aunque el Sur de la Florida sigue siendo un enclave cubano y cubanoamericano, también es hogar de hispanos de diversas nacionalidades, ideologías y situaciones migratorias.
La reforma migratoria importa a muchos sectores. De Florida salió el grupo de estudiantes que recorrió la Ruta de los Sueños hasta Washington, D.C. para promover la legalización de jóvenes indocumentados mediante el DREAM Act.
Mano de obra indocumentada pizca en los campos floridanos y trabaja en restaurantes, hoteles, y otros sectores.
Florida no tiene frontera con México, pero en la primaria republicana por la gobernación , Scott promovió medidas similares a la SB1070 y el procurador estatal, Bill McCollum, prometió una legislación más severa que la SB1070. McCollum perdió la nominación.
Economía y empleos,quejas centrales
"La queja que más he visto en el proceso de registrar votantes es la falta de empleo. Para qué votar, dicen, si las cosas están peores", explicó Sandra Urquiza, coordinadora de Democracia Ahora.
La apatía es evidente entre muchos jóvenes. "Al no ser elecciones presidenciales, no hay una figura que los motive a participar", agregó.
En Orlando, Wilka Vega, estudiante de 23 años de la Universidad Central de Florida que votó por Obama, afirmó que "en 2008 hubo mucha promoción, pero ahora yo no sabía que había elecciones. Creo que es falta de información".
Pero votará, agregó, "para que nuestra voz no sea opacada". Democracia ha notado que muchos votantes del Sur de la Florida han cambiado su registro a no partidista. "Cuando menos una tercera parte. Hemos visto más no partidistas que en el 2008", indicó Urquiza.
Registro y movilización
Pese al descontento, Democracia y otras organizaciones intensifican ahora la movilización de votantes.
Aunque en 2008 el voto cubano del sur del estado permaneció predominantemente republicano, casi 40% de ese voto cubano fue por Obama. Ese voto cubano se ha visto diluido por el voto de cubanos de reciente generación, puertorriqueños e hispanos de otras nacionalidades.
En el corredor I-4, en la Florida central, los votantes hispanos, mayormente puertorriqueños, fueron clave en el triunfo de Obama en el 2008. Se calcula que 39% de los votantes latinos de Florida son demócratas; 32% republicanos; y 29% no tiene afiliación partidista.
En el 2006 Democracia USA registró unos 56 mil votantes en Florida; en el 2008 fueron 76,000 nuevos votantes; y este año la cifra es cercana a 54 mil.
Los esfuerzos para movilizar votantes no cesarán porque en contiendas cerradas, como muchas en Florida, los latinos pueden ser el factor decisivo.
Maribel Hastings es asesora ejecutiva y analista de America's Voice

Avatar
Acerca del Autor