| 13-Dec-2017 03:15:45 am

México celebró boicot en EU

México tomó con grata sorpresa y hasta orgullo el masivo boicot que protagonizaron miles de inmigrantes, y mientras el gobierno reiteró su postura de neutralidad, especialistas advirtieron que sus primeros efectos podrían ser distintos a los esperados.

Para la opinión pública mexicana, con unos 11 millones de compatriotas en Estados Unidos, de los cuales de tres a cinco millones son indocumentados, las marchas del lunes en el país vecino revistieron una importancia especial. "Y retiembla en su centro...", título con un marcado espíritu patriótico el diario Reforma de la capital mexicana, en referencia a una de las estrofas del himno de este país, que tiene en Estados Unidos la minoría más grande.

"Industria alimenticia, de construcción y empacadoras, áreas más perjudicadas", festejó periódico El Universal.

Los Angeles fue la ciudad donde más se apreció el éxito de la convocatoria con multitudinarias marchas que, a juzgar por las vistas áreas, se tradujeron en auténticas mareas humanas. Unas 600 mil personas reunieron las dos marchas, según estimaciones de la Policía de los Angeles.

"En Los Ángeles se esperaban 500 mil, fueron casi un millón. En Chicago, se anticipaba la participación de medio millón y medio millón participó. En Nueva York, 500 mil abarrotaron la ciudad. En otras 50 urbes de Estados Unidos hubo todo tipo de actos de protesta...el llamado 'Día sin Migrantes'" fue un éxito, consideró Reforma.

"Aunque ayer (lunes) no era posible dimensionar el impacto económico de la jornada a favor de una reforma migratoria justa, políticamente fue una victoria para los más de 12 millones de indocumentados", sostuvo el rotativo.

"Migrantes muestran su fuerza". "Millones de indocumentados de EU marchan y paran para hacerse 'visibles'", encabezó El Universal. "En una lucha orquestada desde distintos frentes, la comunidad latina dejó sin trabajadores a sectores claves del comercio del comercio, las finanzas y el transporte en decenas de localidades del sur de California", apuntó ese diario.

Excélsior destacó por su parte que las protestas no encontraron eco en la clase política estadounidense.

"Tibia" fue la respuesta que encontraron los indocumentados a su movilización en la Casa Blanca, pues el mandatario George W. Bush reprobó el boicot aunque defendió el derecho de los latinos a manifestarse, según Excélsior. "Congresistas republicanos aseguraron que las manifestaciones no estaban cumpliendo su objetivo", indicó.

Acerca del Autor

Edición Impresa