México en la piel

Luis Miguel siente y vive México, lo lleva en la piel, y ahora, en el mejor momento de su carrera, le rinde un esperado homenaje en un trabajo con el que, además, regresa a su estilo más personal tras un fugaz paso por el Pop.

Durante la presentación en Madrid de “México en la piel” el cantante mexicano hizo alarde de ese patriotismo que le corre por las venas y defendió la necesidad de recuperar la música tradicional para dársela a conocer a las nuevas generaciones. “La idea es recuperar un poco toda la música que vale la pena, las grandes canciones, las grandes letras. Lo mismo que pasó con los boleros estoy tratando de hacer con el mariachi.

Quiero recuperar todos esos grandes tesoros y hacerlos de alguna manera presentes para las nuevas generaciones, para que no se olviden”, argumenta. Impecable como siempre, aunque algo más cuidado que otras veces - incluso él asegura encontrarse mejor ahora que hace diez años - el astro mexicano se presentó ante la prensa para dar a conocer un estilo musical al que se siente muy ligado desde que era pequeño, ya que “nació” y “creció con él”, igual que con el bolero.

“Yo he cantado mariachi en vivo siempre en mis conciertos, porque me gusta, lo disfruto, para mí es algo muy natural. Ahora ha llegado la oportunidad de dedicarle un disco completo”, asegura.

“Para mí cantar es una terapia, una forma de soltar muchísima energía en el escenario, y es algo que se vuelve adictivo si además lo llevas haciendo desde los nueve o diez años”, reconoce.

Y recordando aquella etapa sonríe cuando piensa en ese niño que empezaba a ser un cantante de éxito.

“Estoy disfrutando con el paso de los años. Me están sentando muy bien. Me siento mucho mejor ahora que hace diez. No cambiaría nada de lo que he vivido, porque todo ha sido un proceso de aprendizaje.

Los errores, los aciertos, todos son por algo. Nunca se termina de aprender”, reflexiona.

Avatar
Acerca del Autor