México Suma un Nuevo Fracaso

La selección de México otra vez tropezó con las mismas piedras y se vuelve a casa en octavos de final por quinto Mundial consecutive ya que el Domingo se despidió de Sudáfrica 2010. El culpable fue el mismo rival que lo eliminara en Alemania 2006,
su “bestia negra” la Argentina. El hacer un análisis de las razones de un nuevo fracaso del “Tri” no es tan complicado. Por ejemplo, perder ante Uruguay, todo indica que México dejó pasar una oportunidad histórica en ese partido. De vencer a Uruguay se
hubiera quedado con el primer lugar del Grupo A y jugado en octavos contra Corea del Sur, en lugar de enfrentar a Messi y compañía. Después hubiera llegado Ghana, o sea las semis, a priori, estuvieron más cerca que nunca. Luego hay que hablar de las decisions de Javier Aguirre, pues en dos partidos clave se equivocó en la alineación y en los cambios. Frente a Francia dejó en el banco a su delantero más peligroso, Javier Hernández y ante Argentina alistó a un Adolfo Bautista sin nada de rodaje previo. En ambos incluyó a Andrés Guardado, su único volante con llegada y pegada, pero lo sacó en el entretiempo, sorprendiendo a todos los que observaban.
Sumar a esto la falta de gol ya que salvo Javier “Chicharito” Hernández, sus demás delanteros estuvieron negados para el gol. Concretando sólo el veinte por ciento de las ocasiones generadas y de esa forma es imposible llegar demasiado lejos en un Mundial. El “Tri” fue la antítesis de la muy efectiva Argentina. Se sigue con los errors de la zaga, donde la “asistencia” de Ricardo Osorio a Gonzalo Higuaín fue el símbolo de una defensa lenta, apagada y que no brindó garantías. Sólo ante una pálida expresión como la selección francesa la retaguardia Mexicana no pasó sobresaltos. La fragilidad mental también queda en evidencia. Cuando hubo que demostrar que se poseía “ese” plus necesario de temple y de fe para contrarrestar circunstancias adversas, el “Tri” dejó mucho que desear. El propio Aguirre dijo públicamente y ello asombra, que su equipo había carecido de actitud en el arranque contra Uruguay. En suma, se puede hablar de jugadores sobrevalorados por la prensa, Ellos fueron calificados por muchos como la “generación dorada del fútbol mexicano”, incluyendo a los cuatro jóvenes que fueron campeones mundiales con el Sub 17, Héctor Moreno, Efraín Juárez, Giovanni dos Santos y Carlos Vela, no fueron decisivos. Javier Hernández, quien no estuvo en Perú 2005, fue el único diferente esta vez. Ni que decir Cuauhtémoc Blanco, más cerca de un partido de solteros contra casados que de un Mundial, ni Osvaldo Pérez, el portero más bajo del torneo y por ende con poca presencia, ni un Guillermo Franco peleado con el arco. Los experimentados no tuvieron actuaciones que apoyaran la juventud de los demás. México, teniendo todo para trascender, se vuelve a quedar en la mediocre etapa de los octavos de final. No hay nada qué festejar y se comprueba que el futbol nacional está estancado, que no crece, ya que desde el Mundial de 1994 no ha conseguido más que pasar la primera fase del torneo. Es decir, ya van cinco Copas del Mundo con los mismos resultados. En el futbol se pierde de muchas maneras, lo más doloroso es cuando se hace por terquedades y soberbias. Eso fue lo que le pasó a México en el Mundial de Sudáfrica. Javier Aguirre en alguna ocasión comentó que todos los Mexicanos eran técnicos. Tiene
razón. A casi todos los que les gusta el futbol se pueden dar cuenta de que todo este ruido
que hubo por ochenta días no produjo más que nueces.

Avatar
Acerca del Autor
Comentarios de temas relacionados con el fútbol en particular y el deporte en general para distintos medios de Chile y los Estados Unidos.