Migración no es prioridad para Calderón

El nuevo presidente de México, Felipe Calderón, no tiene como prioridad lograr un acuerdo con Bush en política migratoria.

CIUDAD DE MEXICO - El presidente Felipe Calderón ha tomado definitivamente distancia con su antecesor Vicente Fox, al no hacer de la inmigración un tema de prioridad en sus relaciones con Estados Unidos.

En su lugar, tratará más bien de traer hacia México el dinero de Estados Unidos que es el principal atractivo para que miles de mexicanos crucen cada año la frontera, generalmente como indocumentados.

Calderón ya había expresado su distanciamiento de la estrategia de Fox en un viaje realizado en noviembre en Washington, tres semanas antes de asumir el poder el viernes.

En esa ocasión se abstuvo de responder si el empeño que Fox puso desde el primer día de su gobierno en lograr un acuerdo sobre política migratoria con EU -y que se fue después de seis años sin lograrlo- había sido un error o no. Pero hizo notar que estaba dispuesto a generar condiciones en México para que las inversiones estadounidenses vengan al país atraídos más bien por un buen clima de inversiones y un mercado laboral competitivo.

Eso justamente lo reafirmó en su primer mensaje a la nación que leyó durante 23 minutos y en el cual no usó en una sola ocasión la palabra "inmigración". Se refirió más bien a la "migración" como un problema que divide a las familias mexicanas y promueve la fuga de un costoso talento. Las prioridades de su gobierno, según el propio presidente conservador, serán mejorar la seguridad, superar la pobreza extrema y crear empleos en México.

Avatar
Acerca del Autor