Migrantes mexicanos bajo la esclavitud

CIUDAD DE MÉXICO - Los traficantes de inmigrantes están aprovechando el creciente flujo de indocumentados a Estados Unidos para esclavizar a algunos, con frecuencia como prostitutas o trabajadores agrícolas, afirmó un fiscal antiesclavismo del Departamento de Justicia estadounidense.

Las "casas seguras" de los traficantes _casas donde se mantiene a los inmigrantes a la espera del pago de las cuotas de los contrabandistas_ no sólo se están volviendo más comunes en los estados fronterizos estadounidenses, sino que en ocasiones ahora se tiene a las personas en un cautiverio que no se limita a unos pocos días.

El cautiverio prolongado contribuye a los más de 16 mil casos de esclavitud en Estados Unidos cada año, dijo el fiscal Lou DeBaca del Departamento de Justicia a los periodistas en la Ciudad de México, donde busca incrementar la cooperación con las autoridades mexicanas para investigar ese tipo de casos.

La cifra de 16 mil personas incluye a inmigrantes esclavizados de todo el mundo, pero "un porcentaje muy elevado de esos" son mexicanos, afirmó De Baca.

Explicó cómo el contrabando regular de inmigrantes "puede degenerar en esclavitud".

"Hay un desplazamiento tan grande de personas hacia el norte, que es fácil mover a algunas dentro de ese flujo para esclavizarlas también", dijo. "Uno puede introducir gente dentro del flujo de migrantes, con toda la intención de convertirlas en esclavos, (aunque) pueden no estar conscientes de ello".

DeBaca describió un caso reciente en el que la policía allanó un grupo de tractocamiones en Texas empleados como "casas seguras" por los traficantes de inmigrantes. Hallaron a cuatro mexicanas obligadas a trabajar allí como concubinas durante meses.

"Las cuatro estaban cautivas para que fueran concubinas de los traficantes de extranjeros, para que cocinaran e hicieran la limpieza, y fueran violadas durante la noche", afirmó DeBaca. "Esas mujeres pensaban que iban hacia el norte como cualquier otra mujer, pero los contrabandistas de extranjeros las eligieron y se quedaron con ellas a largo plazo", afirmó, al tiempo que consideró que muchos de esos casos probablemente pasan inadvertidos.

"Si no hubiéramos estado pensando en el tráfico, simplemente habríamos considerado que esa era una 'casa segura' con un puñado de rehenes", dijo con relación al caso del 2003.

DeBaca, coordinador antiesclavitud de la división de derechos humanos del Departamento de Justicia, dijo que la cooperación con las víctimas y los fiscales mexicanos es crucial.

Dijo que entre 100 y 150 víctimas de esclavitud han declarado en contra de traficantes de inmigrantes en Estados Unidos, pero ahora no regresan a México debido al miedo que le tienen a los grupos de contrabandistas, que normalmente operan a ambos lados de la frontera.

"La única forma en que vamos a desarticular su negocio y a hacer que las víctimas se sientan seguras es arrestando a todos los integrantes en ambos países", agregó.

Avatar
Acerca del Autor