Muerte de inmigrante desata protestas

MEXICO - El presidente de México, Felipe Calderón, envió un mensaje de condolencias a la familia del inmigrante Javier Domínguez Rivera, de 22 años, muerto a manos de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, y expresó su "enérgica protesta" por el hecho al gobierno de Washington.

"He girado ya las instrucciones para solicitar formalmente la investigación de los hechos y para presentar la protesta correspondiente ante las autoridades" estadounidenses, dijo el mandatario en una rueda de prensa celebrada en la residencia oficial de Los Pinos.

La muerte de Domínguez Rivera fue comunicada a las autoridades mexicanas el pasado 12 de enero a través del consulado de México en Douglas (Arizona, Estados Unidos).

El fallecimiento del joven indocumentado natural de Puebla, centro de México, se produjo al recibir un impacto de arma de fuego cuando, en compañía de tres familiares suyos, se había adentrado ilegalmente en territorio estadounidense por el área fronteriza de Naco (Arizona). La Cancillería mexicana emitió el pasado sábado un comunicado en el que condenaba el "uso desmedido de la fuerza" por parte de los agentes fronterizos en el caso que derivó en que el joven perdiera la vida con arma de fuego dentro de territorio estadounidense.

"La información es todavía muy confusa aún para nosotros, por eso hemos elevado ya una enérgica protesta a nombre del Gobierno Mexicano, y he girado instrucciones, tanto a la Cancillería, como a la Procuraduría General de la República (PGR), que aceleren al máximo las indagaciones que puedan hacer al respecto", dijo el mandatario mexicano.

Avatar
Acerca del Autor