‘Ni loco regreso a mi país a pedir visa para volver a EU’

LOS ANGELES - En ‘El Mercado’, un auténtico rincón de México en el este de Los Angeles, más del 80% de trabajadores y consumidores son indocumentados como Francisco, un carnicero separado de su familia desde hace cuatro años para quien el proyecto de reforma migratoria "no soluciona nada". "No sé todo lo que dice el proyecto, pero sí estoy seguro de que ni loco regreso a mí país a pedir visa para volver a Estados Unidos. No me la van a dar", afirma este joven de 27 años que en 2003 cruzó caminando por Arizona (oeste) pagando 3.000 dólares a un "coyote" (traficante de indocumentados) y dejando a su esposa y dos hijos en su ciudad mexicana de Tabasco.

Mientras limpia de sangre los cuchillos, Francisco Giménez confiesa que muchas veces ha querido regresarse, "pero aquí es donde hago dinero y puedo enviar 400 dólares al mes a mi familia".

Este carnicero admite saber "lo que más me interesa de esa ley: si tengo que salir del país, si puedo traer mi familia sin los peligros de la frontera o si puedo arreglar mis papeles sin tener que abandonar el trabajo" en uno de los barrios más pobres de la metrópolis californiana.

Allí el 100% de la población conforma un puzzle de minorías donde la más grande es la latina, como en el resto de Estados Unidos: 44,3 millones de personas.

En los alrededores de El Mercado hay decenas de fábricas textiles, "ahí es donde quizás se van a venir las redadas, no aquí, en los negocios pequeños", advierte el patrón de Francisco, José Luis Rojas.

Avatar
Acerca del Autor