¡No te lo pongas!

Estar al último grito de la moda es lo de hoy, pero eso no siempre implica que toda aquella ropa que nos gusta se acople a nuestro estilo y cuerpo, por eso es importante saber qué va contigo y qué tipo de vestimenta debes olvidar.

No siempre es fácil encontrar un estilo, saber qué ponernos para que no nos veamos demasiado flacas, muy gordas o desproporcionadas es difícil. Y es que por desgracia o fortuna no tenemos el mismo cuerpo.

Pero no es para mortificarnos, todo tiene solución, el secreto está en que sepas cuál es tu tipo de cuerpo y en base a esto escojas cuidadosamente un atuendo que te ayude a remarcar tus mejores atributos y disimules aquellos que no te gustan tanto. Aquí te enseñamos los más comúnes.

El top 10 de los cuerpos

Cuerpo en “V” o triángulo invertido. A este cuerpo se le conoce así porque los hombros son más anchos que la cadera, por regular suelen ser atléticos fuertes y armónicos.

Se deben usar colores oscuros y nada llamativos en la parte de arriba y claros en la parte de abajo, de esta manera tu línea se verá más proporcionada. Evita usar hombreras, holanes, prendas holgadas y con líneas horizontales en playeras, ya que sólo conseguirás enfatizar las partes que no te gustan.

Rectángulo o en forma de H. Se caracteriza por tener los hombros y las caderas del mismo tamaño, los brazos y piernas parecen continuos, no se suele tener muchas curvas en los muslos y existe un ligero exceso de peso que se centra en el abdomen.

Los expertos recomiendan que se usen sacos o camisas que caigan sueltos sobre el cuerpo o utilizar ropa amplia en el busto y piernas ajustando la cintura. Una buena elección puede ser un vestido o blusa ajustada con un cinturón al estilo bohemio o hippie. Pera, reloj de arena o en forma de 8. Este tipo de cuerpo por lo regular suele ser bien proporcionado, busto mediano, caderas anchas y cintura pequeña, debes tener cuidado con lo que te pones ya que corres el riesgo de que si no utilizas las prendas a tu favor, podrías parecer gordita y no curvilínea.

Vestir trajes con caída ayuda a disimular las caderas y senos grandes, debes acentuar tu cintura usando telas suaves con pinzas. En caso de tener mucha cadera, hay que intentar llevar la atención a los hombros o el pecho usando escotes en forma de V, redondos o cuadrados.

Acerca del Autor