Organiza un cumpleaños infantil

No todos los días se cumplen años, y el de tu hijo debe ser un día especial. Para un niño es un momento cargado de expectativa y emoción. Para que no caigas en la desesperación y corras con los preparativos a último momento, te damos algunas sugerencias para que la fiesta infantil sea todo un éxito.

La experiencia de lograr el éxito en la fiesta de cumpleaños de tu hijo puede ser muy gratificante si te organizas con anticipación. Lo primero que tienes que tener en cuenta es la edad de tu hijo y de sus invitados. Los niños de 8 años no se divierten con los mismos juegos que los de 4 años.

Los detalles de la fiesta, como piñata, juegos y comida, varían según la edad. La organización correrá por cuenta tuya, pero participa a tu hijo de tus decisiones para que tenga autoestima y sentido de responsabilidad. ¡Ya verás cómo se divertirá con estos preparativos!

El lugar y la decoración: Los niños reclaman tener su espacio propio para jugar con sus amigos. El lugar elegido -tu casa o un salón-, debe ser amplio y libre de obstáculos. Si hay ventanales, pega calcomanías para evitar accidentes ya que los niños corren y se pueden llevar por delante el vidrio. Decora con globos, guirnaldas y pon en el centro la tradicional piñata. No olvides de los bonetes o coronas para los chicos.

Las invitaciones: Tu hijo puede diseñarlas con tu ayuda y repartirlas personalmente entre sus compañeros de escuela, pero si quieres evitarte esa tarea, cómpralas en alguna tienda. Las hay muy lindas y originales. Es probable que tu hijo o hija no quiera invitar a toda la clase, entonces es aconsejable enviarlas por correo para evitar ofensas entre los más pequeños.

El horario: Es importante que en las invitaciones aclares la hora en que comienza y termina la fiestita para que los padres de los invitados puedan organizarse. En cuanto al día, depende de tu rutina diaria. Elige un día de semana después de la escuela o un sábado a la tarde.

La música: Selecciona discos compactos infantiles que sean los preferidos de tu hijo. Tres o cuatro serán suficientes. Si no tienes y no quieres comprarlos, pídele prestado a alguna amiga o pariente, o sácalos de una biblioteca.

La comida: A los niños la comida les entra por los ojos: Prepara platos prácticos pero coloridos, como sándwiches de jamón y queso, patatas, chips, galletas dulces y helados. Los refrescos son muy importantes, ya que los niños corren y sudan, y necesitan tomar líquido a cada rato. Jugos, gaseosas y agua bien fríos deben estar siempre en la mesa. La vajilla debe ser descartable y de material resistente.

El pastel: ¡Infaltable!. Puedes ordenarlo en una casa de tartas o bakery con motivo de superhéroe, si es niño, o de princesa de cuento, si es niña. Pídele a tu hijo que te acompañe a elegir el pastel. Si lo quieres hacer tú, el de chocolate y crema siempre tiene éxito.

Juegos: Una buena idea es contratar payasos o magos, pero si no puedes gastar ese dinero, ingéniatelas con los típicos juegos “ponerle la cola al burro”, adivinanzas, el baile de las sillas (puedes reemplazarlas con almohadones en el suelo), el baile del paralizado, o actividades más tranquilas como modelar con plastilina o ver una película del súper héroe de moda. La piñata para el final de la fiesta es la emoción de todos los niños.

Los regalos. Casi siempre, después de cantar el Happy Birthday y de comer la tarta, los invitados entregan sus regalos al homenajeado. Es aquí cuando tu presencia es importante para que tu hijo muestre su buena educación y agradezca a todos los presentes, sin importar si era lo que quería, tamaño o color. Acondiciona un sitio para juntar los regalitos para cuando llegan los invitados. Recuerda supervisar a los niños en todo momento para evitar accidentes hogareños o momentos “dramáticos” (peleas, llanto) que suelen ocurrir cuando están muy excitados. ¡Así te convertirás en toda una anfitriona de las fiestas infantiles!

Avatar
Acerca del Autor