¿Por Qué Nos da Tristeza y Melancolía Cuando Llueve o Hace Frío?

Tristeza, depresión y malgenio son parte
de la época de invierno. Todo esto
tiene una explicación


Escuchar caer las gotas de la lluvia, acurrucarte en tu cama y ver películas mientras pasa el frío puede resultar un panorama perfecto en un clima invernal, donde lo único que quieres es refugiarte en tu habitación y qué mejor que hacerlo en buena compañía, lastimosamente esto tiene un trasfondo.
Según la psicóloga Ana Lucía Carrión, es este ambiente climático suele darse un tipo de depresión denominada "estacional" ya que las personas la viven cuando hay lluvia o un clima frío. Cuando las personas ven que el día está frío o es corto (en el sentido que el sol se oculta más temprano) sienten esta depresión ya que las actividades que pueden realizar al aire libre (y las hace sentir con energía) se ven restringida por el temporal.
Por ejemplo en el caso de un deportista que acostumbra a trotar, nadar, patinar, entre otras actividades, es algo que representa un alivio en medio de su rutina y cuando el invierno llega pues no la realizan con el mismo ánimo o la sienten diferente.
El momento depresivo se hace más evidente cuando hay muchos días de lluvia o cuando no se puede realizar actividades físicas o es imposible compartir con familiares y amigos, incluso en un lugar cerrado, porque genera la complicación del tráfico, de que te enfermes, entre otros detonantes propios del invierno.
Hay mucha gente que se encierra en un la depresión estacional, debido a que el frío les puede generar dolores físicos como un dolor de cabeza o estómago y por ello llegan a pensar que el frío es el causante de esto. Cuando la lluvia es prolongada la persona asocia con que llegarán enfermedades o alguna dolencia y esto va concatenado a la parte emocional.
En diciembre, en algunos países que cuentan con las cuatro estaciones, se ha visto que se genera esta depresión estacional por lo antes explicado, además que se concentran en casa todo el tiempo respaldados en un calefactor.
Las personas estamos acostumbradas a soportar olas de frío y calor, propios de cada país. Pero hagamos un ejercicio muy visible, cuando hay mucho sol los planes de playa, cervezas con amigos, reuniones en piscinas y paseos divertidos sobran. Caso contrario, cuando llega el invierno la mayoría de la gente ni siquiera propone un encuentro para tomar un café, un té, o un chocolate (con excepciones). El panorama cambia totalmente.
La inconformidad es parte del sentir de las personas cuando llega el invierno, incluso los conductores se ponen irritables en las calles y se han visto accidente así como discusiones entre ellos, entre otro sinnúmero de complicaciones que se asocia con la tristeza, el malgenio y la misma depresión estacional.

Acerca del Autor
La Voz is celebrating its 20th year anniversary this year. Email: lavoz@bmi.net Phone: (509)545-3055 Mail: P.O.Box 1023 Pasco, WA 99301

Edición Impresa