Preocupa envejecimiento de inmigrantes

La mayoría de trabajadores indocumentados en Estados Unidos paga impuestos y contribuye al seguro social, pero de conformidad con la actual ley de inmigración los ilegales no tienen derecho a ningún tipo de beneficio.

WASHINGTON, DC - Mientras el gobierno de Washington refuerza los controles en su extensa frontera con México, analistas y políticos en ambos países se preguntan qué sucederá cuando 10 millones de trabajadores alcancen la edad de retiro. ¿Se quedarán en el norte o volverán a casa? Cualquiera sea la decisión, señala un reportaje del New York Times, pondrán en serios aprietos a los sistemas de seguridad social.

En las últimas décadas millones de mexicanos han entrado ilegalmente a Estados Unidos para trabajar en los peldaños más bajos del mercado laboral. Después de un tiempo, miles han regularizado su estatus de permanencia y ahora viven de sus pensiones de retiro, pero no todos corren con la misma suerte. Cuando sobrepasan la barrera de los 60, algunos optan por regresar a México y disfrutar en casa el dinero de sus jubilaciones, pero otros deciden quedarse en Estados Unidos para convivir con sus familias.

Mientras pasa el tiempo y vejez se aproxima, los especialistas advierten que México no está preparado para recibirlos de regreso. Con una población interna que también envejece, ningún sistema público Seguridad Social podrá hacer frente al problema que se avecina, indicó el periódico.

Rodolfo Tuirán, un demógrafo de la secretaria de Desarrollo Social de México, dijo que si al problema de la dinámica del envejecimiento de los trabajadores "agregamos a los que pueden regresar y no tienen ningún tipo de cobertura, entonces estamos hablando de un problema significativo".

El matutino agregó que el sistema se seguridad social estadounidense tampoco está preparado si eventualmente esos trabajadores deciden quedarse, considerando que la mayoría nunca ha tenido acceso a los beneficios del sistema, carece de seguro médico y no califica para otras formas de ayuda federal.

Según datos de la Oficina Nacional de Población de México y con base en cifras de la Oficina del Censo, se estima que en 2003 unos 710 mil mexicanos mayores de 60 años vivía en Estados Unidos, 63 por ciento más que en la década anterior. De ellos, 25 por ciento vive debajo la línea de la pobreza, un 10 por ciento más que el porcentaje de la población anciana pobre del país.

El Times indica que de acuerdo a la opinión de especialistas, las cifras serán superiores entre la población inmigrante actual, quienes a diferencia de los trabajadores llegados en décadas pasadas -muchos de ellos ahora residentes legales- es probable que nunca tengan acceso a la seguridad social o a un seguro médico.

La mayoría de trabajadores indocumentados en Estados Unidos paga impuestos y contribuye al seguro social, pero de conformidad con la actual ley de inmigración -reformada por el Congreso en 1996- los ilegales no tienen derecho a ningún tipo de beneficio.

Avatar
Acerca del Autor