Presidencia no avala borrador sobre “guerra sucia” en México

El portavoz dijo que en las próximas semanas la fiscalía especial _que investiga abusos cometidos por autoridades en el pasado_ concluirá su investigación y presentará su reporte final.

La presidencia no avaló el borrador de un reporte de una fiscalía especial sobre la llamada "guerra sucia" en México entre 1960 y 1980, en el cual se detalla una campaña contrainsurgente del gobierno en la que soldados ejecutaron y desaparecieron a presuntos izquierdistas y civiles en general.

El vocero presidencial Rubén Aguilar dijo en rueda de prensa que no podían avalar el documento porque se trata precisamente de un borrador y no de un texto oficial, aunque no comentó sobre el contenido mismo que comenzó a ser divulgado el lunes y puede ser consultado en internet.

"¿Son borradores reales? Sí, son borradores reales", señaló Aguilar. Señaló que la Procuraduría General de la República (PGR) y la Secretaría de la Función Pública ya investigan la filtración del documento.

Añadió que pese a ser un texto real,"no podemos avalar un documento de trabajo, borradores que no han pasado a la discusión y a la redacción final".

El portavoz dijo que en las próximas semanas la fiscalía especial _que investiga abusos cometidos por autoridades en el pasado_ concluirá su investigación y presentará su reporte final.

El proyecto del reporte, parte del cual se basa en documentos militares mexicanos, señala que a través de una campaña de contrainsurgencia conocida hasta el nivel presidencial se cometieron crímenes durante las administraciones de los presidentes Adolfo López Mateos, Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría y José López Portillo, que abarcan de 1958 a 1982. Todos pertenecían al Partido Revolucionario Institucional.

Presuntamente, el periodo más violento fue bajo la presidencia de Echeverría, entre 1970 y 1976, cuando las bases militares habrían servido como "campos de concentración", de acuerdo con el reporte. Cientos de personas, supuestamente vinculadas con actividades subversivas, habrían sido asesinadas o desaparecieron en el estado sureño de Guerrero.

El texto señala que con una operación lanzada en 1970 por el Ejército "se instaura una política de Estado en que todas las autoridades conexas con el ejército _presidente de la República... Estado Mayor de la Secretaría (de la Defensa), comandantes de las dos regiones militares de Guerrero, oficiales a su mando y tropa_ participan en las violaciones a los derechos humanos con la justificación de perseguir a un maleante prófugo".

En el texto, elaborado por investigadores contratados por la fiscalía, se advierte que "el combate que el Estado emprendió en contra de estos grupos nacionales _que se organizaron en los movimientos estudiantiles y en la insurgencia popular_ se salió del marco legal e incurrió en crímenes de lesa humanidad, que culminaron en masacres, desapariciones forzadas, tortura sistemática, crímenes de guerra y genocidio".

José Luis Contreras, portavoz del fiscal especial Ignacio Carrillo, dijo la víspera a la AP que se realizarán varios cambios, incluido el de borrar las palabras de "campos de concentración" mencionadas en el borrador.

José Sotelo, identificado como el coordinador de la investigación histórica de la fiscalía especial, dijo en W Radio que él entregó en diciembre de 2005 el informe final sobre la "guerra sucia" a Carrillo, aunque no es el texto que ha sido divulgado esta semana. Sin embargo, dijo que "en contenido no hay diferencia fundamental" entre el borrador y el informe final que él dio.

-"¿O sea que si alguien conoce los borradores, conoce en esencia el contenido del informe final?- se le preguntó al investigador.

-"Prácticamente sí", señaló.

Fox creó la fiscalía especial a finales de 2001 para investigar la "guerra sucia", así como dos masacres estudiantiles en 1968 y 1971.

Avatar
Acerca del Autor