Presionan por reforma amplia

TEXAS - Senado aprobada una reforma migratoria que incluye un camino a la ciudadanía para millones de indocumentados, los gobernadores de los estados fronterizos con México urgieron al Congreso a que apruebe el plan antes que concluya el año.

Los gobernadores de Texas, John Perry; California, Arnold Schwarzenegger; Nuevo México, Bill Richardson; y Arizona, Jannet Napolitano, se reunieron la semana pasada en Texas para tratar el tema y buscar medidas conjuntas para detener el tráfico de indocumentados y frenar la violencia en la frontera.

El viernes, al término del encuentro, los cuatro gobernadores firmaron una carta donde exhortaron a los legisladores federales a aprobar la reforma migratoria sobre la base de la versión aprobada por el Senado el 25 de mayo.

También acusaron al Congreso de desatender su responsabilidad de reforzar la seguridad en la frontera con México.

La versión de reforma del Senado segmenta la población indocumentada (estimada en 12 millones) en tres grupos y a cada uno de ellos los trata de manera distinta.

Grupo 1. Lo integran indocumentados que llevan cinco años o más en Estados Unidos. Accederían a una residencia temporal de seis años y luego a la residencia permanente. Once años más tarde podrían solicitar la ciudadanía. Se beneficiarían 7.8 millones.

Grupo 2. Lo integran indocumentados que llevan más de dos años y menos de cinco en el país. Deberían registrarse en un puesto fronterizo y calificarían para un permiso temporal de trabajo hasta que cumplan cinco años de estadía. Cumplidos cinco años, deben cumplir con los requisitos del Grupo 1. Se beneficiarían 3.5 millones.

Grupo 3. Lo integran indocumentados que llevan menos de dos años en Estados Unidos (contados a partir de una fecha determinada por el Senado). No calificarían paran ningún tipo de beneficio y deberían irse del país. Afectaría a 1.4 millón.

El plan rechaza criminalizar la estadía indocumentada pero incluye un extenso programa de vigilancia fronteriza dirigido a detener el cruce ilegal a Estados Unidos.

El plan del Senado fue aprobado cinco meses después que la Cámara de Representantes aprobara una versión diferente de reforma que entre otras medidas criminaliza la estadía indocumentada, acelera las deportaciones, sanciona a quienes ayuden o den trabajo a un indocumentado y cancela el sorteo de la lotería de visas.

Ambas versiones deben ser armonizadas por el Comité de Conferencia, instancia que redactará una versión definitiva que debe ser aprobada por ambas cámaras y luego enviada a la forma del presidente George W. Bush.

Avatar
Acerca del Autor