Productoras de Tortillas de Tala Critican Compromisos Incumplidos

Guadalajara.- Han pasado seis meses desde que una serie de compromisos asumidos por la Secretaría de Promoción Económica (Seproe) y el Ayuntamiento de Tala pusieron fin al conflicto social que vivieron centenares de productoras artesanales de tortillas de San Isidro Mazatepec, y las afectadas critican a los dos entes de gobierno porque aún no han cumplido los compromisos. El polémico reglamento que generó una persecución durante más de un año a los talleres que vendían el producto hecho a mano sigue vigente, lo que es la base de la economía de ese pueblo.

El miércoles 29 de octubre, en un acto realizado en la Seproe, al alcalde de Tala, Cipriano Aguayo Durán, se comprometió públicamente a que el reglamento municipal que fue aprobado a mediados de 2007 se iba a derogar (Público, 30 de octubre de 2008). Mientras la Seproe dijo que iba a apoyar a las productoras con un amplio proyecto para impulsar las actividades de los talleres de la región.

Pero ninguno de los dos compromisos ha sido cumplido, dijo Betzabé Figueroa, representante de la Unión de Tortilleros Tlaxcalli Tayol, quien dijo que lo único que las autoridades han respetado es haberles dado licencias municipales a las productoras y acabar con la persecución que sufrieron durante casi año y medio.

Después de que en la sesión del cabildo del 3 de noviembre de 2008 el polémico reglamento no fue derogado, como se había prometido, sino que fue turnado a comisiones, las productoras “fuimos a la Seproe con Alonso Ulloa y lo que nos terminaron diciéndonos es que el municipio es autónomo y no pueden obligarlo” a derogar el reglamento. “Nosotros entendemos, pero el asunto es que ustedes [autoridades] se comprometieron, y estando aquí [en la Seproe] el presidente municipal se comprometió ante los medios de comunicación y ante nuestros compañeros” a derogarlo, “pero ahora resulta que se lavan las manos y se retracta de todo lo que dijeron”.

Figueroa dijo que la Seproe también se “lavó las manos” con el compromiso de hacer un “proyecto productivo completo” para impulsar la actividad de todos los talleres de la región. “Sólo recibimos una ayudita por míseros 20 mil pesos” para modernizar las instalaciones.

Ese aporte “sólo sirvió para comprar el puro material” con el cual muchos de talleres comenzaron a modernizarse para adaptarse a la NOM 187, que regula la producción de tortillas. “En mi caso, subimos bardas y rehabilitamos el piso, hasta ahora. En el caso de otras compañeras, pusieron bóveda y compraron otro comal e intentan poner chimenea. Todavía nos falta poner los techos y muchas cosas más”.

Al preguntare por qué es necesario derogar el reglamento municipal si las productoras ya se adaptan a la NOM 187, dijo que la medida del ayuntamiento “nos limita mucho, dice que en las tiendas no se puede vender tortillas, y ese es nuestro mercado”.

Agregó que “no podemos solamente apostarle a su palabra, porque nos han demostrado que no tienen palabra. Insistimos en que haya documentos por escrito porque creemos que pasando las campañas electorales podemos salir otra vez perjudicadas. Si al presidente municipal se le pega la gana y cambia de opinión [clausurando otra vez talleres] nos vamos a ver otra vez perjudicadas. Además, con Cipriano Aguayo hubo muchas veces compromisos verbales [durante el conflicto] que a la hora de la hora se retractó, igual pasó con la Seproe”.

En esta unión siguen organizadas 72 representantes de talleres de productores, quienes esperan la derogación del reglamento municipal “para darnos certeza, porque ya en la palabra del alcalde y de la Seproe no creemos”. Figueroa asegura que las tortilleras tienen aún arraigado el espíritu combativo que mantuvieron durante meses, movilizándose por las calles de Tala y de Guadalajara, en alerta porque temen que después de las elecciones siga el acoso municipal. “Van a seguir cortando cabezas, pero la de nosotros no va a ser, no tiene que ser la de la gente trabajadora”.

Avatar
Acerca del Autor