Pueblo de EU quiere evitar deportación

De un mexicano orgullo de la comunidad.

MISURI - Un pueblo del estado de Misuri intenta evitar que las autoridades deporten a Manuel "Paco" López, un inmigrante mexicano apreciado por su incansable dedicación a la comunidad.

López, un esposo y padre ejemplar, ha trabajado como traductor voluntario en el hospital, en las escuelas, en los lugares de investigaciones criminales y en cualquier otro lugar que le pedían.

Así es como la policía le pidió ayuda para interrogar a un sospechoso de asesinato que sólo hablaba español. López aceptó, aunque ello implicaba confesar que es un inmigrante ilegal cuyo nombre verdadero es Francisco Xavier Inzunza.

Un policía de Marshall lo reportó a la agencia de inmigración, que le hizo una oferta al mexicano de 43 años de edad: trabajar para ellos como agente encubierto, a cambio de un permiso de trabajo.

Pero como agente encubierto, el mexicano fue un fracaso total, pues era poco probable que narcotraficantes o falsificadores de pasaportes tuviesen muchos contactos con un líder comunitario activo en su iglesia y en las escuelas.

En el 2002, poco después de que el sospechoso interrogado fue hallado culpable de homicidio, Inzunza fue notificado que sería deportado del lugar en que ha vivido durante 12 años.

El alcalde de Marshall, el comandante policial, el director del sistema escolar, incluso el fiscal, iniciaron una campaña para apoyar al hombre que durante años escondió su verdadera identidad.

"La mayoría de los inmigrantes ilegales se esconden, se quedan callados", dijo Chuck Hird, un gerente retirado de una empacadora de carnes. "Paco era diferente, y eso es lo que lo metió en problemas".

Avatar
Acerca del Autor