Redadas afectarían precios de la carne

WICHITA, Kansas - Los trabajadores inmigrantes indocumentados podrían no ser los únicos que sufrirán las consecuencias de las redadas en seis plantas procesadoras de carne ejecutadas por el gobierno de esta semana.

Su impacto puede llegar a los consumidores y a la propia industria de la carne, ya que algunos expertos advierten que se podría producir una grave escasez de trabajadores, un aumento en los costos y, a la larga, un incremento en los precios de la carne.

Algunos analistas estiman que las redadas llevadas a cabo por agentes del departamento de Seguridad Nacional (DHS) en plantas procesadoras de carne de seis estados buscan demostrar que el gobierno está en condiciones de hacer cumplir las leyes de inmigración en los sitios laborales, en momentos en que se estudian reformas tendientes frenar la inmigración indocumentada.

"La industria de procesamiento de carne depende de una fuerza laboral ilegal", dijo Mark Reed, quien fue director regional del ya desaparecido Servicio de Inmigración y Naturalización (INS), y ahora tiene un negocio de asesorías, Border Management Strategies, en Tucson, Arizona.

Toda industria que requiere de muchos empleados, desde la hotelera hasta la industria de la construcción y la agricultura, sufrirá efectos similares, señaló.

Si el DHS mantiene la política de redadas en los centros laborales, ello podría reducir los precios que se paga a los hacendados y aumentar los precios al consumidor, según James Mintert, economista especializado en temas agrícolas de la Universidad Estatal de Kansas.

También mermaría la cantidad de trabajadores disponibles, lo que colocaría a la industria de la carne de Estados Unidos en una posición similar a la canadiense, donde se pagan sueldos muy altos dado que no hay acceso a la fuerza laboral extranjera, que es más barata.

"Uno termina pagando más", señaló Mintert.

Avatar
Acerca del Autor