Redadas provocan ola de temor

RICHMOND, California - El temor hace presa de familias de inmigrantes en todo el país a medida que los agentes federales hacen redadas en vecindarios, lugares de trabajo e incluso cárceles, en una campaña a nivel nacional contra la inmigración indocumentada en Estados Unidos.

Decenas de miles de personas han sido apresadas en los últimos meses y muchos más temen salir de sus casas, responder a un llamado a la puerta o dejar a sus hijos solos por temor a ser los próximos.

Iglesias y grupos comunitarios proporcionan asesoramiento legal y ayuda financiera a familias divididas o privadas de un ingreso debido a las redadas ordenadas por el departamento de Seguridad Nacional (DHS).

"Mis hijos me preguntan '¿Por qué pasa esto, mami? ¿Por qué se llevaron al tío?'", dijo Dinora Sánchez, cuyo tío fue arrestado por agentes de inmigración en enero cuando iba en bicicleta a su trabajo en la construcción en esta ciudad de bajos ingresos al nordeste de San Francisco.

"Tengo miedo. No les puedo dar ninguna explicación", añadió. Desde California hasta Connecticut, las autoridades federales han lanzado una ofensiva a gran escala para hallar y deportar inmigrantes ilegales.

Es parte de un esfuerzo doble, dijo Virginia Kice, vocero de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE, la agencia policial del servicio de inmigración estadounidense y una de las 23 dependencias del DHS): asegurar las fronteras de la nación y a la vez intensificar la aplicación de la ley.

"Estamos atacando estas cuestiones en múltiples frentes", dijo. "Decididamente ahora es una prioridad".

Los inmigrantes documentados como Sánchez, nativa de México, no tienen nada que temer, asegura Kice. Pero el tío de aquélla, que había estado en Estados Unidos ilegalmente durante diez años y que no tenía autorización para trabajar, era un blanco obvio.

"La gente que está en este país cumpliendo con nuestras leyes de inmigración no tiene motivos de qué preocuparse", afirmó Kice.

Los grupos que apoyan una reducción en la inmigración han elogiado la nueva actitud más enérgica. "Las acciones policiales como ésta desempeñan un enorme papel disuasivo", dijo Steven Camarota, del Centro de Estudios de Inmigración, grupo de estudio conservador.

Avatar
Acerca del Autor