Reforma migratoria en primer año de gobierno

MIAMI - Los candidatos presidenciales demócratas formularon el domingo por la noche un compromiso: emprender la reforma de las leyes de inmigración en su primer año de gobierno. La promesa fue formulada en un foro de siete de los ocho candidatos en un recinto de la Universidad de Miami, convocados por la cadena hispana de televisión Univisión.

Barack Obama recordó que era hijo de inmigrantes de Kenia y que siempre ha considerado que toda reforma de inmigración tiene que tener en cuenta aspectos de seguridad en la frontera, un sistema de identificación de empleados y la legalización de los 12 millones de indocumentados que viven y trabajan en Estados Unidos.

Hillary Clinton dijo que estaba a favor de una reforma amplia que implique "tener más patrullaje y más tecnología en nuestras dos fronteras".

Christopher Dodd repitió las respuestas de Obama y Clinton, pero dijo que era necesario también tener en cuenta "las razones fundamentales" de la inmigración: las pobres condiciones económicas en los países de origen de los inmigrantes.

Indicó que se requieren acuerdos financieros particularmente con México y Centroamérica para mejorar las condiciones económicas de su población generando los empleos que requieren para no venir a buscarlos en Estados Unidos. La mención a la reforma fue parte de una pregunta sobre por qué si los terroristas que atacaron el 9 de septiembre de 2001 en Estados Unidos ingresaron por Canadá, el Congreso autorizó construir un muro en la frontera con México.

Obama, Clinton y Dodd votaron en favor de la construcción del muro en un tercio de la frontera méxico-estadounidense como parte de las acciones para detener el flujo de inmigrantes indocumentados hacia Estados Unidos.

El congresista Dennis Kucinich dijo que las naciones deben construir "relaciones no muros" y que las actuales políticas en Estados Unidos estaban orientadas a la separación de las personas "porque no hay seres humanos ilegales". Atribuyó la inmigración indocumentada "al fracaso" del tratado de libre comercio entre Estados Unidos, México y Canadá (TLCAN o NAFTA), y dijo que si llegaba a la presidencia eliminaría ese acuerdo y negociaría otro obligando a México a ceñirse a patrones laborales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Bill Richardson, gobernador de Nuevo México, dijo que en el primer año de su gobierno emprendería una reforma de inmigración porque bastaba mirar la Estatua de la Libertad, en Nueva York, para entender que este país "simboliza libertad, diversidad y que somos una nación de inmigrantes".

John Edwards dijo que haría una reforma migratoria no sólo en su primer año sino en el principio de su gobierno y que ella incluiría un mejor uso de la tecnología para saber quien ingresa a Estados Unidos y una apertura a la ciudadanía.

El ex senador Mike Gravel dijo que hace poco cruzó la frontera hacia Canadá tomándole solamente unos segundos para pasar pero estuvo dos horas en la fila para retornar.

"Entonces, las personas que ingresan a Estados Unidos están siendo tomadas como chivos expiatorios".

Acerca del Autor

Edición Impresa