Rice promete mano dura con las tiranías

Lanzó advertencia a Cuba y Venezuela.

WASHINGTON - La secretaria de Estado estadounidense designada, Condoleezza Rice, prometió el martes una política exterior basado en la defensa de la democracia, sin concesiones con los "últimos reductos de la tiranía" como Cuba y calificó al gobierno venezolano de "fuerza negativa en la región".

¿Cambio de rumbo?

"Nuestra interacción con el resto del mundo debe ser una conversación, no un monólogo", dijo Rice en su discurso de apertura en la audiencia de confirmación ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado.

Sus afirmaciones se producen tras las duras críticas recibidas durante el primer mandato de George W. Bush por lo que muchos consideraron un tratamiento unilateral de asuntos cruciales del mundo, desde el medio ambiente a la guerra en Irak.

Rice, actualmente Consejera de Seguridad Nacional de Casa Blanca, afirmó que las políticas estadounidenses tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 fueron "difíciles, necesarias y correctas" y si bien admitió que su país enfrenta "grandes desafíos tácticos" en Irak, rehusó precisar cuándo podría comenzar la retirada de los soldados estadounidenses.

En su discurso Rice afirmó que la democracia se extiende en todo el mundo, pero nombró a Bielorrusia, Irán, Cuba, Birmania, Corea del Norte y Zimbabue como "últimos reductos de la tiranía", una fórmula que recordó al célebre "eje del mal" en el que Bush incluyó a Irán, Corea del Norte e Irak, en tiempos de Saddam Hussein.

Respecto a Cuba, se declaró "profundamente preocupada" por la "estrecha asociación" entre el presidente venezolano Hugo Chávez, y su homólogo cubano, Fidel Castro.

El gobierno de Chávez constituye "una fuerza negativa en la región", afirmó Rice, tachó de "profundamente perturbadores los pasos dados (por Chávez) en contra de los medios de comunicación y la oposición" y prometió acercarse a la Organización de Estados Americanos para ejercer más presión.

Respecto a su política para el resto de América Latina, la funcionaria dijo confiar en el comercio para promover "la democracia y el desarrollo económico" en la región.

Acerca del Autor

Edición Impresa