“Sí Podemos”

Afirma Barack Obama que el cambio 'ha llegado a Estados Unidos'; califica a su rival republicano, John McCain, como un 'ser extraordinario que ha luchado'. Felicita al nuevo mandatario de EU


"Sí, podemos", repitió una y otra vez Barack Obama tras asegurarse la presidencia de Estados Unidos, durante una bulliciosa celebración en Chicago ante miles de simpatizantes que vibraron al son del histórico momento. El contendiente del senador por Illinois, el republicano John McCain, mientras tanto, ya había aceptado la derrota y felicitado al flamante mandatario quien se convirtió en el primer afroamericano en llegar a la Casa Blanca.

Obama, dijo que su elección es "la respuesta" a las peticiones de muchos y que representa que "el cambio ha llegado" a los Estados Unidos. "El sueño de esta nación está vivo", dijo Obama.

Obama habló cerca de la medianoche, ante decenas de miles de personas congregadas en el Parque Grant de Chicago, poco después de que el candidato republicano a la presidencia, el senador John McCain, aceptara su derrota.

En los primeros minutos de su discurso Obama afirmó que con su victoria los estadounidenses "han enviado un mensaje a todo el mundo. Que no somos una colección de estados rojos (republicanos) o azules (demócratas). Somos y siempre seremos los Estados Unidos de América". El senador por Illinois, que el 20 de enero se convertirá en el primer presidente afroamericano del país, en sus primeros instantes ante el pueblo estadounidense tras su victoria agradeció a su esposa e hijas su apoyo y declaró que echa de menos a su abuela, quien murió el lunes.

Mientras, 70.000 gargantas congregadas en las cercanías del estrado desde el que hablaba cantaban el lema de la campaña "Sí podemos", Obama afirmó que "esta victoria les pertenece a ustedes".

"No empezamos con mucho dinero o apoyos. Esta victoria se edificó con gente normal y corriente que dio lo que pudo. Esta es vuestra victoria", exclamó.

Obama, que apareció tranquilo y relajado tras una campaña electoral que para muchos parecía eterna, no vaciló una sola vez durante sus 16 minutos de discurso.

El senador recordó las dificultades a las que se enfrenta el país, envuelto "en la crisis financiera más grave de hace un siglo", ni los estadounidenses que están desplegados en Irak y Afganistán.

Obama terminó su discurso acompañado por el vicepresidente electo, Joe Biden, y con el tradicional "que Dios bendiga a Estados Unidos".

Instantes después, las familias de los dos candidatos ya elegidos, subieron al estrado.

Chicago, y el país, eran una auténtica y emocionante fiesta.

Acerca del Autor

Edición Impresa