¿Solterona yo? ¡Jamás!

Cuando mis amigas y yo íbamos en la secundaria, siempre imaginábamos el príncipe azul que nos llevaría al altar y con el cual, como dicen los cuentos, viviríamos por siempre felices.

En ese entonces teníamos 15 años y nos preocupaba más el hecho de pasar matemáticas y comprar la minifalda ideal para una fiesta que encontrar al amor de nuestra vida.

Un abrir y cerrar de ojos fue suficiente para que todo comenzara a cambiar. Las calificaciones y la moda quedaron en segundo término, mientras que el amor quedó en primero. Mi amiga Ana Paula fue la primera en casarse.

En ese momento pensé que era demasiado joven para dar ese paso tan importante. En pleno siglo 21, ¿ quién se casa a los 20 años? El problema empezó siete años después, pues cuando cumplimos 28 años, de manera inesperada se desató una ola de matrimonios. Mónica, Elsa y Analiz fueron las primeras en comunicarme la noticia y enseñarme orgullosas el anillo de compromiso, después, las compañeras del trabajo, y más tarde, hasta mis vecinas.

El colmo fue cuando mi mejor amiga, Lourdes, llegó de Nueva York y también me dijo que se iba a casar. Después de felicitarla le dije, "Oye, siempre dijimos que íbamos a compartir el altar las dos juntas y te me adelantaste".

Incluso facebook se convirtió en el mejor aliado para enterarme de otras bodas de gente conocida, a las que por supuesto, no estaba invitada... ¿Y yo, para cuándo? Ante esta situación, comencé a pensar en mi propia relación... Llevo cuatro años y medio con mi novio, y cada vez que mencionamos la palabra 'matrimonio', alguno de los dos esquiva el tema... "¿Y ustedes para cuando, ya llevan un rato, no?" Nos preguntaban nuestros amigos.

Un leve enrojecimiento y una sonrisa nerviosa era la única respuesta que dábamos.

Pero era inevitable pensarlo.

¿Por qué todas mis amigas se están casando y yo no?, ¿me quedaré soltera para el resto de mi vida?, ¿seré la última en casarme?, ¿viviré en unión libre?, ¿terminaré con mi pareja? Lo que menos quería era contagiar a mi novio de este tipo de preocupaciones, pensé que si se las decía, él podría sentirse presionado y pedirme matrimonio únicamente por compromiso... Comprendí que como reza la frase 'matrimonio y mortaja del cielo bajan', todas las parejas tienen su propio ritmo y momento para cerrar ciclos y comenzar otros nuevos, así que me resigné, todo sucedería cuando tenga que suceder.

A dos días de declararme como la solterona del grupo, pasó lo más inesperado y sorpresivo que me ha pasado en la vida... mi novio me dio el anillo y, obviamente, mi respuesta fue ¡SÍ!

Acerca del Autor

Leave a Reply

*