Suavizan norma para contratar campesinos

Escrito el 21 Nov 2007
Comment: Off
WASHINGTON - Los patronos agrícolas no tendrán que salirse de sus zonas naturales para reclutar braceros temporales gracias a un cambio de normas laborales propuesto por el Departamento de Trabajo y que afecta a las visas tipo H-2A, según un reporte publicado por The Associated Press.

El organismo propuso la semana pasada que los patronos no tengan que contratar espacios publicitarios en prensa y radio para ofrecer los trabajos disponibles fuera de las áreas en las que utilizarán a esos obreros.

Los activistas de los empleados agrícolas sostienen que el cambio viola una ley federal de 1986 que requiere a los patronos a solicitar trabajadores estadounidenses en regiones multiestatales designadas antes de poder contratar trabajadores extranjeros. La nueva norma podría perjudicar a los obreros agrícolas que son ciudadanos estadounidenses o residentes legales, dijo Bruce Goldstein, director ejecutivo del grupo activista Farmworker Justice Fund Inc.

"El Departamento de Trabajo sostiene que los empresarios no tienen necesidad ahora de reclutar más allá de sus zonas locales. Privará a los braceros estadounidenses de los empleos que desean y necesitan", agregó el dirigente.

Aunque el 70 por ciento de los 2.5 millones de braceros en Estados Unidos son al parecer indocumentados, Goldstein dijo que otros 750 mil son ciudadanos o residentes legales.

Muchos de ellos emigran según lo requieran las labores agrícolas y la oferta de trabajo.

Un vocero del Departamento de Trabajo no respondió a las llamadas telefónicas en busca de comentarios.

El cambio propuesto figuró en una carta enviada el 6 de noviembre a los organismos estatales de trabajo sobre la visa H-2A. Ese departamento y el de Seguridad Interior propusieron otros cambios al programa y aguardan la aprobación de la Casa Blanca antes de hacerlos públicos. El Congreso no aprobó este año una reforma de la ley de inmigración.

Las empresas agrícolas temen ahora que quizá no encuentren braceros suficientes debido a la campaña del gobierno federal contra la inmigración de indocumentados.

Acerca del Autor