Super Bowl traerá $350 millones a Miami

"El Super Bowl XLI es una gran ocasión para todo el estado de la Florida que le dará una buena inyección a nuestra economía y a la vez que potenciará el turismo", dijo el ex gobernador Jeb Bush.

MIAMI, Florida - Su privilegiado clima cálido y la adoración de sus residentes por el fútbol americano han contribuido para que el sur de Florida se haya convertido en nueve ocasiones en la capital del Super Bowl. Esta vez, en su versión número 41, la fiesta deportiva más importante de Estados Unidos traerá a la zona unos 125 mil visitantes e inyectará más de $350 millones de dólares a su economía local.

Sólo Nueva Orleáns, en Louisiana, comparte el honor de haber celebrado el decisivo juego en nueve ocasiones, para como cada año coronar el campeón de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

Esta final de la temporada 2006- 2007 será discutida entre los Bears de Chicago y los Colts de Indianápolis.

"El Super Bowl XLI es una gran ocasión para todo el estado de la Florida que le dará una buena inyección a nuestra economía y a la vez que potenciará el turismo", expresó el ex gobernador de Florida Jeb Bush, días antes de abandonar su puesto el pasado 2 de enero.

"Con sus renovadas instalaciones deportivas, atracciones mundiales, su abundancia en hoteles y servicios, el sur de la Florida es un lugar idóneo para este tesoro deportivo internacional", añadió el ex funcionario.

Y es que el Super Bowl XLI colocará a Miami en el epicentro del planeta: Además de los 75 mil fervientes fanáticos (y 3,500 periodistas acreditados) que el domingo, 4 de febrero abarrotarán a capacidad las gradas del legendario Dolphin Stadium, el partido será televisado a más de 230 países y podrá ser visto por más de mil millones de personas.

En su última edición, el Super Bowl XL celebrado en Detroit, Michigan, generó más de $261 millones de dólares para la economía de esa ciudad y, sólo en Estados Unidos, el partido fue presenciado por más de 141 millones de televidentes, convirtiéndose en uno de los 10 eventos de mayor audiencia en la historia.

La mayoría de las empresas estadounidenses, por esta razón aprovechan "la magia del Gran Juego" para lanzar sus nuevas campañas publicitarias, y pagan hasta $5 millones de dólares a cambio de un comercial de 30 segundos.

Enero de 1999 marcó la última vez que Miami fue la sede del importante partido, durante el Super Bowl XXIII, cuando los Broncos de Denver vencieron a los Halcones de Atlanta con marcador de 34 por 19, ante la presencia de 74,803 entusiastas.

Bastante ha pasado en los últimos ocho años: Desde entonces en el área metropolitana del Gran Miami (que incluye a los condados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach), se han construido más de 50 hoteles y 30 campos de golf, así como un sinnúmero de atracciones turísticas.

"El sur de la Florida se vende por sí solo", expresó Jerry Jones, ex presidente de los Dolphins de Miami. "La ciudad tiene de todo, desde deportes y moda, hasta vida nocturna".

Avatar
Acerca del Autor