Te juro amor eterno, pero…

Los acuerdos prenupciales pueden ser los segundos mejores amigos de un hombre adinerado. Porque, en general, es el hombre el que termina compensando a la mujer.

Los arreglos prenupciales se están convirtiendo en una rutina para los ricos y famosos. Uno de los más emblemáticos fue el de Donald e Ivanna Trump, donde los detalles de su acuerdo fueron resaltados por los más importantes medios de comunicación de todo el mundo.

Pero mucha gente se pregunta si estos contratos sirven sólo para las clases altas o también son útiles para las parejas con ingresos promedio.

El Centro Nacional de Salud de Estados Unidos elaboró en 2005 un informe donde cuenta que el 43 por ciento de los primeros matrimonios termina en divorcio o separación en menos de 15 años.

Aunque algunos de estos casos finalizan en buenos términos, en varios deben intervenir los abogados.

Según algunas las conclusiones que se pueden sacar de este informe, para los matrimonios comunes no representa mucho dinero, pero cuando la pareja es de una clase con muchos bienes están en juego cientos de millones de dólares, y en este caso la repartición no es por centavos. Ante esta situación, los acuerdos prenupciales pueden ser los segundos mejores amigos de un hombre adinerado. Porque en la mayoría de los casos, es el hombre el que termina compensando a la mujer.

Otro de los casos famosos y sobre todo muy polémico fue el matrimonio entre una ex conejita de Playboy, Anne Nicole Smith, que cuando tenía 26 años se casó con el millonario y petrolero texano Howard Marshall II, de 89.

Al año, el anciano murió y aunque el hombre dispuso legarle parte de su fortuna, un hijo interpuso recursos para evitarlo. Pero la ex conejita peleó y tras una larga batalla legal consiguió heredar 88 millones de dólares. Un juez federal de los Estados Unidos determinó que el romance entre Anna Nicole Smith, y el petrolero de 89 años, fue real.

La que no pudo firmar un acuerdo fue Britney Spears, de 22 años, quien se casó con el bailarín Kevin Federline, de 26.

Debido a que la prensa se enteró que la boda sería el 16 de octubre, la pareja decidió adelantar su fecha al 18 de septiembre. Al anticipar la boda un mes, según señaló Federline, no le dio tiempo a sus abogados a concretar su acuerdo prenupcial.

Los que no tuvieron necesidad de abogados fueron la modelo alemana Claudia Schiffer y su novio, el productor de cine británico Matthew Vaughn, quienes acordaron de manera verbal, antes de contraer nupcias, no reclamar ninguno de los bienes del otro si rompen su relación.

En un comunicado dirigido a la prensa la feliz pareja declaró que: "Este acuerdo es verbal y representativo de la confianza que ambos nos tenemos en la fortaleza y duración de la relación".

Avatar
Acerca del Autor