Trabajos Seguros, pero Despreciados

NUEVA YORK - A pesar del alto nivel de desempleo en Estados Unidos, muchos de los inmigrantes que realizan los trabajos más humildes buscan subir en la pirámide laboral, donde la competencia con los estadounidenses puede ser más dura. Sin embargo, para muchos hispanos que aspiran a ser algo más que meseros, recolectores de frutas y lavaplatos el panorama es aún muy gris y al mismo tiempo, muchos estadounidenses no están dispuestos a realizar trabajos que están disponibles, pero que consideran denigrantes.

El hecho de que los estadounidenses rechacen empleos en el sector agrícola no es nada nuevo: la llegada de mexicanos y otros trabajadores extranjeros para ocupar vacantes en los campos ha generado un amplio debate sobre la inmigración y este año parece que el debate continuará.

Los agricultores siguen solicitando visados a través de un programa federal diseñado para ofrecer empleos temporales a trabajadores del campo en regiones donde falta ayuda en las cosechas. "Incluso a medida que aumenta el desempleo en el campo, los trabajadores estadounidenses consideran que el trabajo en granjas está por debajo suyo", dijo Jordan Wells, coordinador de la Campaña de Justicia para los Trabajadores del Campo en Poughkeepsie, Nueva York. "¿Por qué trabaja la gente en McDonalds y no en el campo? Hay algo del trabajo en el campo que conlleva un estigma", agregó. Sin embargo, para inmigrantes como Juan Cortez, que trabaja limpiando mesas en una discoteca de Manhattan por la noche y llevando comida un restaurante del Bronx durante el día, la seguridad laboral no es un problema.

Avatar
Acerca del Autor