Tropas y federales México vigilan ciudad fronteriza

NUEVO LAREDO, México - Policías federales y militares patrullaban el lunes la ciudad de Nuevo Laredo, en la frontera con Estados Unidos, para contener una ola de violencia generada por una guerra del narcotráfico que ha provocado la muerte de cientos e incluso ha llevado a choques entre los propios agentes.

Unas 45 personas han sido asesinadas este año en Nuevo Laredo, en la frontera con Laredo, Texas, en una serie de enfrentamientos entre carteles de la droga por el control de las rutas del narcotráfico.

El orden colapsó la semana pasada cuando supuestos sicarios de la droga asesinaron al jefe de seguridad de la ciudad, Alejandro Domínguez, con una lluvia de 30 disparos apenas a unas pocas horas de haber asumido en el cargo.

Tropas en vehículos militares patrullaban las calles y la policía custodiaba el palacio de gobierno en camionetas. Fuerzas especiales militares, del llamado Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales, montaban guardia en las esquinas.

"Es una ciudad sin ley," dijo Blasa López, residente de Nuevo Laredo.

El sábado, unos 40 policías municipales emboscaron a agentes federales enviados desde la capital mexicana para investigar los homicidios. El gobierno del presidente Vicente Fox acusó a policías locales de estar coludidos con los narcotraficantes.

"Hay muy claros indicios de la relación de elementos de la policía de Nuevo Laredo con el narcotráfico, por eso de la acción decidida," dijo el portavoz de la presidencia, Rubén Aguilar.

El lunes, hombres armados asesinaron a un jefe de la policía local en la ciudad de Chihuahua, Edmundo Fernández, enfrente a una tienda, en un incidente en el que resultó herido otro policía, informó el periódico Reforma en su página de Internet.

Más de 500 personas han sido asesinadas en México este año en relación con el narcotráfico, la mayoría miembros de los cárteles de Sinaloa y del Golfo, ese último con sede en el estado de Tamaulipas, vecino a Texas.

Aguilar dijo que las fuerzas federales también iniciaron operativos de vigilancia similares en los estado de Sinaloa y Baja California, en el norte del país, el fin de semana. Nuevo Laredo es un importante punto para el tráfico de cocaína, marihuana y anfetaminas hacia el norte.

Avatar
Acerca del Autor