Ultimátum anglicano a episcopalianos

Piden frenar ordenación de homosexuales

LONDRES - Los líderes anglicanos reunidos en la ciudad tanzana de Dar es Salaam presentaron un ultimátum a la Iglesia episcopaliana de Estados Unidos para que no ordene a más sacerdotes homosexuales ni dé la bendición a alianzas entre personas del mismo sexo.

El documento, del que informa hoy la BBC, insta a los obispos norteamericanos a dar garantías en ese sentido antes del próximo 30 de septiembre, a falta de lo cual, advierte, "se resentirán en el mejor de los casos" las relaciones de los episcopalianos con el resto de la comunión anglicana.

En el comunicado se reclama a la Iglesia episcopaliana que confirme que no se autorizará la elevación a obispo de "ningún candidato" que "cohabite con otra persona del mismo sexo a menos de que se produzca un nuevo consenso en esa materia en toda la comunidad anglicana". Al mismo tiempo se pide a los obispos estadounidenses que lleguen "a un pacto inequívoco por el que no autorizarán ninguna ceremonia de bendición para las uniones entre personas del mismo sexo".

La crisis en el seno de la comunión anglicana estalló en el 2003 a raíz de la ordenación como obispo de New Hampshire (EU) del estadounidense Gene Robinson, que se declaró abiertamente homosexual. El arzobispo de Canterbury y primado de la Iglesia de Inglaterra, Rowan Williams, calificó el documento de "reto para las dos partes" en disputa.

"Es un desafío para la Iglesia Episcopaliana, que deberá aclarar su posición, pero también para todos aquellos que han intervenido (en la disputa) desde distintos lugares, quienes deberán intentar negociar un acuerdo aceptable y equitativo", agregó.

Williams, una especie de "primus inter pares" entre los anglicanos, ha logrado mantener por el momento la unidad de esa iglesia pero a costa de esa amenaza sin precedentes a los episcopalianos a los que se trata de obligar a renunciar a su actitud más liberal hacia los homosexuales. La cruzada contra estos últimos la dirige el arzobispo Peter Akinola, de Nigeria, líder de la que se considera como la mayor iglesia nacional anglicana.

Siete de los 35 arzobispos u obispos que participaron en la reunión tanzana se negaron a compartir la comunión con la obispa Katharine Jefferts Shori, que está al frente de los episcopalianos estadounidenses y pertenece al ala liberal.

Según el diario británico The Times, una comisión internacional de representantes de las iglesias católica y anglicana ha elaborado un conjunto de propuestas para su eventual unión bajo el pontífice romano.

Las propuestas han sido acordadas por obispos veteranos de ambas iglesias y el documento lo estudia actualmente el Vaticano, cuya jerarquía prepara una respuesta oficial, asegura el periódico.

Esta noticia se produce mientras los arzobispos que encabezan las treinta y ocho provincias de la comunión anglicana siguen reunidos en Dar es Salaam, donde intentan evitar un cisma en torno a la ordenación de homosexuales y a las tendencias liberales en el seno de la iglesia episcopaliana de Estados Unidos.

A los reunidos en esa ciudad tanzana no se les escapará, dice The Times, que el actual Papa, cuando era aún cardenal, envió un mensaje de apoyo al sector ortodoxo de los episcopalianos de Estados Unidos, a raíz de la polémica surgida en torno a la ordenación del obispo Gene Robinson, que se declaró abiertamente homosexual.

Si las discusiones de esta semana en Tanzania llevan a un cisma entre liberales y conservadores, desaparecerían muchas de las antiguas objeciones del Vaticano a una posible unión con los anglicanos.

Avatar
Acerca del Autor