Un Lazo De Unidad Es Mejor Que División

Cualquier persona o organización de una comunidad piensa en negativo, van en un camino de fracaso

Asistimos a una paradoja histórica: no hay persona si no hay comunidad en la cual se forme el ser humano como persona y no hay comunidad si no se constituye el lazo colectivo, a partir de la presencia material y espiritual de personas que asuman el vínculo solidario; hay una tercera situación paradójica, en un entorno de sociedad masiva e individualista a la vez, lo más difícil es hacernos personas y hacernos comunidad.
Entre la comunidad hay personas positivas y hay personas negativas y siempre los negativos son los que dividen las personas y la comunidad donde se ve una división entre las personas y después la comunidad es que sufre y el espíritu de santanas entra en toda la decisión de los negativos. Una persona no se lleva con otra persona y es donde empieza la división. Una organización quiere el poder no dejar a otros tomar parte porque quieren mostrar su poder y dejan afuera a otra organización y personas donde se forma la división. Igual cuando hay un americano o gringo como líder de un evento, organización y le gusta la división divide la gente para sus propios ganases. Esto lo conocemos como la envidia.
En el lugar de la persona humana que asume su dignidad con respeto por sí misma y por los otros con los cuales convive, es inmensa la proliferación de individualismos que buscan sus propósitos utilitarios y posesivos.  En vez de las formas de relación solidaria, que significan vínculo emocional y ético que es conciencia de convivencia con otros, lo que se superponen son agregados sociales de intereses que operan como meros juegos de poder; sin embargo, son muchas las demandas actuales para que emerja un nuevo sentimiento de vida en comunidad, que sea referente de formación de las personas en vínculos de libertad. ¿Qué vínculos comunitarios nos arropan hoy?, ¿acaso hemos sido desprovistos del vínculo filial básico y de los sentimientos mínimos de comunalidad?
La gran paradoja de la relación entre las personas es que quizás la comunitariedad en estos tiempos nos asiste como ausencia, como falla, como falta. La comunidad es lo que ya no tenemos o lo que no nos alcanza a tocar en nuestras individualidades; una gran cantidad de nuestros problemas de la vida colectiva se dice, es porque hemos perdido el vínculo de comunitario; sin embargo, todos los días estamos unidos en una gran cantidad de lazos funcionales y contractuales, ¿no son acaso estos lazos unas formas de ser comunidad hoy?
Hay gran confusión al respecto. El asunto entonces es sobre qué tipo de compromisos asumimos con la vida, qué nos constituye como personas y si tenemos voluntad de ser humanidad que comparte el mundo con otros seres de la creación; y ¿dónde se manifiestan esas voluntades y compromisos?  A veces en gestos muy pequeños y sencillos, como las gotas de aceite de las que habla Sor Teresa de Calcuta; las personas y las comunidades nos hacemos en medio de la hoguera del hogar, del vecindario que nos reúne para compartir la existencia. Juntos es mejor y división no servir para la comunidad especialmente la división de los hispanos. Yo defiendo a mi patria, mis amigos y mas que nada mi familia y no dejo una división en mi vida con los negativos.
Feliz Dia sin división entre uno y entre muchos.
David G. Cortinas – Propietario
y director del Periódico La Voz
David Cortinas
lavoz@bmi.net

Acerca del Autor
La Voz is celebrating its 20th year anniversary this year. Email: lavoz@bmi.net Phone: (509)545-3055 Mail: P.O.Box 1023 Pasco, WA 99301