¿Un Pemex diferente para el futuro?

MEXICO, DF - Los políticos mexicanos se acercan cada vez más al consenso para la reforma y apertura parcial al capital extranjero del gigante petrolero mexicano Pemex, transformado en una fuente de ingresos esencial del Estado e incapaz de financiar su desarrollo.

Incluso el aspirante a la candidatura presidencial del Partido de la Revolución Democrática (PRD, izquierda), Cuauhtémoc Cardenas, hijo del presidente Lázaro Cárdenas (1934-1940) quien nacionalizó la industria petrolera hace 67 años, se unió en parte esta semana a quienes llaman a la reforma.

En primer lugar está el presidente liberal Vicente Fox, que propuso al Congreso una modificación del estatuto de Pemex, que permitiría la participación de inversores extranjeros, actualmente prohibido. El Partido Revolucionario Institucional (PRI), que estaba en el poder en el momento de la nacionalización, incluida en la Constitución, también dejó de lado el tabú de una apertura del sector a las inversiones de las compañías petroleras extranjeras.

Históricamente comprometido contra la privatización de Pemex, el PRI ratificó hace dos semanas un texto en el que subraya que "para el país es prioritario construir un nuevo modelo de industria energética".

Para reformar Pemex es necesaria una mayoría en el Congreso.

Avatar
Acerca del Autor