Una reforma integral de inmigración

Reacción de la Cámara de Comercio Hispana de los Estados Unidos ante discurso del presidente Bush a la nación acerca de una reforma integral de inmigración

WASHINGTON, D.C. -(HISPANIC PR WIRE)- La Cámara Hispana de Comercio de los Estados Unidos (USHCC, por sus siglas en inglés), el defensor principal y más influyente de los dos millones de negocios de propiedad hispana de los Estados Unidos, hizo pública la siguiente declaración de su liderazgo como respuesta al discurso del presidente Bush a la nación acerca de la reforma migratoria:

“Elogiamos al Presidente por haber demostrado un compromiso y liderazgo incomparable con respecto al tema vital de la reforma de inmigración, cuyo impacto afecta la seguridad y prosperidad económica de nuestra nación, así como las vidas de millones de trabajadores indocumentados, obligados a vivir durante tanto tiempo en las sombras de la sociedad.

Como voz principal y más influyente de los negocios hispanos, nos complace que el presidente Bush reconozca la necesidad de tener fronteras firmes y seguras, y de permanecer abiertos al comercio y los negocios, lo cual es vital para garantizar la continua prosperidad y crecimiento económico. El plan del presidente Bush propone un programa de trabajadores invitados que haría corresponder a los trabajadores extranjeros deseosos con empleadores estadounidenses deseosos, para la realización de tareas que, simplemente, los estadounidenses no desean llevar a cabo. Este programa es un componente crítico para garantizar una fuerza de trabajo fuerte y viable que satisfaga las demandas de nuestra economía creciente y de gran multiplicidad, ayudándonos a la vez a identificar quién está en nuestro país y dónde está empleado.

Esperamos que la misma convicción y compromiso expresados por el presidente Bush con respecto a la seguridad de la frontera sureña, se cumpla en el caso de nuestros vecinos del norte en Canadá, desde donde también penetra la inmigración ilegal hacia los Estados Unidos. Además, debe ponerse en práctica el mismo nivel de seguridad en los puertos desprotegidos y vulnerables de nuestra nación, para alcanzar el máximo de protección y seguridad en todas las fronteras de nuestro país.

El mes pasado, el Senado llegó a un promisorio consenso bipartidista con la enmienda Martínez-Hagel, que proporcionaría nuevas oportunidades para que los trabajadores inmigrantes eliminasen la enorme brecha existente en la fuerza laboral de los Estados Unidos. Aplaudimos las iniciativas bipartidistas encabezadas por los líderes del Senado Bill Frist y Harry Reid para revivir este importante compromiso que mejoraría la protección y seguridad de las fronteras, trayendo al mismo tiempo soluciones concretas, efectivas y significativas a las obsoletas leyes de inmigración de nuestra nación.

Si bien el anuncio del presidente Bush y el reciente acuerdo en el Senado constituyen pasos reales en la dirección correcta, continuaremos rechazando cualquier medida basada en un método punitivo que construya cercas y criminalice a nuestros esforzados y dedicados dueños de negocios y empresarios, así como a aquellos trabajadores inmigrantes que contribuyen con la economía.

Exhortamos al Congreso a seguir los pasos del Presidente, y a seguir adelante con una reforma de inmigración integral y acertada, que proporcione seguridad al proteger tanto a nuestras fronteras como al bienestar económico de nuestro país, reconociendo al mismo tiempo las vastas contribuciones de los inmigrantes a la riqueza y multiplicidad cultural de esta gran nación.

Avatar
Acerca del Autor