¿Vas demasiado sexy al trabajo?

Si de faldas cortas se trata, se deberían llevar ligeramente arriba de las rodillas (aproximadamente una pulgada).



En el año 2005, dos casos que despertaron la atención del público tenían como protagonistas a dos mujeres cuya vestimenta había sido considerada demasiado sexy para su trabajo.

Según la acusación de la bibliotecaria de Harvard, Desiree Goodwin, quien tiene dos posgrados de Cornell University, 16 veces pasaron por alto su ascenso debido a su vestimenta y a su atractivo físico.

Goodwin dijo que los trabajos a los que postuló se los dieron a mujeres con menos experiencia y menos educación y que su supervisor le dijo que la veían como una "chica bonita" que se vestía "sexy".

Mientras tanto, a orillas del Mar Adriático, Caterina Bonci, una maestra de religión católica, dijo que la despidieron de una escuela administrada por el estado por ser demasiado sexy.

El Director de la escuela manifestó que tanto los padres de familia como los maestros se quejaron de sus minifaldas y amplios escotes.

"Durante los 14 años que tengo de maestra, mis colegas mujeres y el resto del personal administrativo siempre me han criticado debido a mi atractivo físico," declaró Bonci a un medio italiano.

"Y si consideras que en las reuniones con los padres de familia, los padres eran los que siempre iban a verme, puedes ver por qué con tanta frecuencia he sido el centro de atención y el blanco de chismes", añadió.

Bonci no pudo recuperar su empleo y Goodwin no solo perdió su caso civil, sino que también recibió una cuenta por los honorarios legales de Harvard. Así sea justo o no, los tribunales de Estados Unidos están ratificando los derechos de los empleadores de prohibir la vestimenta "sexy" en el trabajo.

Avatar
Acerca del Autor