Veinte años de la “Mano de Dios” y del gol “más bello” del fútbol

Dos décadas de la "mano de Dios" y del gol "más bello" de la historia de la Copa del Mundo. Veinte años de aquel Argentina-Inglaterra en el estadio Azteca de México donde Diego Armando Maradona escribió una de las páginas más brillantes del fútbol. Aquel 22 de junio de 1986 es recordado hoy en pleno Mundial de Alemania con el "pibe" disfrutando del juego de la selección argentina.

Maradona llegaba al Mundial de México 1986 como una revancha de su oscura actuación en España´82. La selección argentina era dirigida por Carlos Bilardo y Maradona estaba rodeado por jugadores como Burruchaga, Brown, Pumpido, Valdano, Guiste... un equipo siempre a tener en cuenta pero que en pocas quinielas le daban como candidato al título. Maradona triunfó y de que manera.

La selección argentina se proclamó Campeona del Mundo al vencer a Alemania por tres goles a dos. En semifinales, el equipo de Maradona había ganado a Bélgica y en cuartos de final a Inglaterra por 2-1 los dos goles de Diego Armando, dos tantos que han pasado a la historia del fútbol mundial.

"FUE LA MANO

DE DIOS".

El primero, en la disputa de un balón alto con el guardameta inglés, Shilton, Maradona golpea la pelota con la mano. Al final del encuentro, el "Pelusa" se negó a reconocer que hubiera marcado con la mano. "Salté, di al balón con la cabeza y luego si dio en otra parte de mi cuerpo no lo sé". El "Pibe de oro" cerró la polémica con una explicación sorprendente y descarada: "fue la mano de Dios".

Desde entonces, todos los goles que se marcan con la mano y que el árbitro no anula se conocen como "la mano de Dios". Tiempo después, Maradona se sinceró: "Ni yo sé cómo hice para saltar tanto. Metí el puño izquierdo y la cabeza detrás, el arquero Shilton, Peter Shilton, ni se enteró y Fenwick (defensa inglés), que venía atrás, fue el primero que empezó a pedir mano. Cuando yo vi que el juez de línea corría hacia el centro de la cancha, encaré para el lugar de la tribuna donde estaba mi papá, donde estaba mi suegro, para gritárselo a ellos…", recuerda en su libro autobiográfico "Yo soy El Diego".

Maradona se exime de toda culpa "como le contesté a un periodista inglés, de la BBC, un año después: `Fue un gol totalmente legítimo, porque lo convalidó el árbitro. Y yo no soy quién para dudar de la honestidad del árbitro´". Por mucho que protestó el defensa inglés Butcher, el árbitro tunecino Ali Bennaceur concedió el gol.

Ya en octubre de 2005, desde su programa de televisión "La noche del 10", Maradona aseguró que "desde el principio de la jugada" tuvo la intención de dar al balón con la mano ante la salida del portero inglés, veinte centímetros más alto que el argentino, "ya que no podía ganarle de ninguna manera con un cabezazo".

Maradona reconoció que Shilton no le invitó a su partido de despedida "porque yo le había hecho un gol que no valía" a lo que Maradona le contestó a través de las cámaras: "Peter, vos no viste nada. Quien te dijo que el gol fue con la mano fue Fenwick (defensa inglés). El fue quien vio que yo le di con la mano, porque estaba detrás mío".

La charla de Maradona con su compañero Jorge Valdano tras el partido no tuvo desperdicio. "Hice toda la jugada para pasarte la pelota, pero me encerraron y no tuve otra alternativa que seguir", dijo Maradona. "No lo puedo creer", recuerda sobre aquello Valdano. "Hizo todo lo que hizo y además pudo ver que yo iba por la izquierda del ataque. No lo puedo creer".

Avatar
Acerca del Autor