Viaje al centro del sabor mexicano

La invitación para recorrer la "ruta gastronómica" del centro de México resulta más sabrosa que lo que se cree: sólo necesitas viajar con un buen estómago para probar exquisiteces únicas en el mundo. Chiles de todos los tipos, técnicas prehispánicas y la influencia española que han hecho de esta región una de las más codiciadas para el paladar.

¿Acaso no te apetecerían unas "codornices en pétalos de rosa" que popularizó Tita en la novela "Como agua para chocolate", o comer los dulces de leche y las alegrías?. Desde la época prehispánica, los indígenas mexicanos se alimentaban con flores, plantas, frutos, aves, animales silvestres o peces que con un poco de ingenio los transformaban en auténticos manjares. Pero para probar algo verdaderamente diferente, nada como los gusanos de penca, los escamoles (huevos de hormiga) y, si te encuentras en el precioso zócalo del centro de Oaxaca, nada mejor que beber mezcal con chapulines(saltamontes).

La cocina indígena se enriqueció con la llegada de los españoles, que trajeron otros animales, nuevos ingredientes como las especias y otras formas de preparar la comida.

México ofrece una muy variada geografía gastronómica en donde cada estado, cada región y cada pueblo se distingue por sus platillos, dulces y bebidas típicas que han trascendido sus fronteras y, en muchos casos, las de su país.

Uno de los mayores especialistas de comida mexicana, Roberto González, propietario del restaurante Fonda San Angel, recomienda a los turistas mucha prudencia, pues la denominada “venganza de Moctezuma" (descomposición grastointestinal) se produce por los excesos, por lo que es muy importante considerar la calidad y la limpieza.

Avatar
Acerca del Autor